Salud y Ciencia

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Despejado  /  13° C
Clima-Leon     León
  Despejado  / 17° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Despejado /  13° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Despejado  /  17° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Despejado  /  17° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Despejado  /  17° C
Inicio | Salud y Ciencia |

Piden normas más rigurosas para frenar contaminación de acuíferos

La industria debe tratar su líquido de desecho antes de que lo vierta al sistema de drenaje y cuerpos de agua nacionales

Foto: Especial

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

MÉXICO.- La investigadora universitaria Marisa Mazari destacó la necesidad de que la normatividad sea más rigurosa a fin de que la industria trate su líquido de desecho antes de que lo vierta al sistema de drenaje y cuerpos de agua nacionales.

La experta del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM indicó que los tiraderos de basura, el drenaje, los sitios de almacenamiento de combustibles y los pozos que ya no se usan porque las tuberías se dañaron se encuentran entre las fuentes potenciales de contaminación de los acuíferos de la cuenca de México.

Marisa Mazari señaló que la ciudad de México tiene drenaje superficial, subsuperficial y subterráneo y al igual que las tuberías por las que se transporta el recurso limpio para uso humano, las del drenaje se dañan, lo que eleva la posibilidad de que las aguas negras se infiltren y lleguen a contaminar los sistemas de aguas subterráneas.

Explicó que otro problema asociado es que las fuentes de abasto no son constantes y entonces, como las tuberías no están llenas todo el tiempo, no tienen presión positiva, sino negativa, lo que hace que succionen los contaminantes de las zonas por donde pasan.

Respecto al agua que recarga el sistema de acuíferos de la cuenca de México abundó que proviene de las montañas y zonas boscosas de la periferia, pero esos bosques son talados y en los lugares que antes ocupaban se ha permitido el establecimiento de asentamientos irregulares, sin servicios como agua y drenaje.

"Esas fuentes potenciales de contaminación en los sitios de recarga son una bomba de tiempo que poco a poco tiene un impacto en la calidad ambiental, en general, y en la del agua, en particular", señaló la investigadora en un comunicado.

Ahora bien, la ciudad de México tiene algunas fuentes de abastecimiento superficial, como el río Magdalena, sin embargo la mayor parte del caudal se va literalmente al drenaje.

De acuerdo con una medición llevada a cabo por Mazari y un grupo de colaboradores, ese río arrastró en la reciente época de lluvias más de un metro cúbico de agua por segundo, casi dos.

Sin embargo, sólo se aprovecharon 200 litros por segundo en la única planta potabilizadora que funciona en la actualidad (se llama Río Magdalena y se ubica entre el primero y segundo Dinamo).

Planteó que en la cuenca de México se trata sólo 10 por ciento del líquido residual que se genera porcentaje que, en pleno siglo XXI, resulta muy bajo para la segunda megaciudad del mundo.

Entonces el resto va a dar a los cuerpos de agua: canales, presas y agua de desecho que se dirigen hacia el norte de la urbe, hacia el Distrito de Riego 003, en Tula, Hidalgo y buena parte se infiltra hacia los acuíferos.

De ahí la necesidad, remarcó Marisa Mazari, de que la normatividad sea más rigurosa para que se cumplan y se actualicen las normas que ya existen, así como de poner al día al personal de las dependencias y los laboratorios gubernamentales.

Califica este artículo
0

Más de Salud y Ciencia

  • disqus
  • facebook