Salud y Ciencia

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Parcialmente Nublado  /  23° C
Clima-Leon     León
  Parcialmente Nublado  / 28° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Parcialmente Nublado /  28° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Parcialmente Nublado  /  28° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Parcialmente Nublado  /  28° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Parcialmente Nublado  /  28° C
Inicio | Salud y Ciencia |

Krokodil: te sigues inyectando. Nada te da miedo, incluso la muerte, dice adicta

“La droga más letal del mundo: Dentro de una cocina de krokodil”, se llama el trabajo periodístico, que documenta la vida de los adictos a esta droga en Rusia

Foto: Especial

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

MÉXICO, D.F.- El fotógrafo Emanuele Satolli estuvo un año siguiendo a un grupo de adictos a la droga conocida como krokodil, hecha con ingredientes que se encuentran en las farmacias y con trastos de cocina. Se trata de un pequeño grupo suicida entre el millón de adictos que, se calcula, hay sólo en Rusia.

El resultado de Satolli fue un amplio documental del cual la revista Time ha rescatado un tramo. “La droga más letal del mundo: Dentro de una cocina de krokodil”, se llama el trabajo periodístico. “Primero que todo, tu memoria desaparece al instante. Tus dientes se caen, el hígado te duele”, cuenta la protagonista principal del video.

“Esto no es más una droga para mí; es un estilo de vida”. “Todo está terminado”, agrega. “No hay retorno”. Krokodil es una droga altamente adictiva que, según varios testimonios, ha llegado a México: un caso se ha mencionado en Puerto Vallarta mientras que en Ciudad Juárez las autoridades detectaron que el uso se está extendiendo.

Hasta el momento, ninguna autoridad federal ha expresado una sola palabra con respecto al uso en el país. Krokodil se “cocina” como el cristal, con precursores que pueden ser encontrados en cualquier farmacia. Es más adictiva que la heroína y en algunos países, sobre todo de la Rusia Blanca, se le considera una epidemia. En 2011 se calcularon un millón de adictos sólo en Rusia. La mayoría de ellos no vivirá más de tres años: la droga destruye músculos y piel, y provoca desprendimiento de miembros como dedos, dientes o trozos de brazos y piernas.

Emanuele Satolli siguió el caso de Zahapp, adicta a krokodil. “Es más fuerte en comparación con la heroína”, dice ella. “Pero entre más te inyectas, más tolerancia desarrollas. No puedes parar”. “Te sigues inyectando. Nada te da miedo, incluso la muerte”.

Califica este artículo
5.00

Más de Salud y Ciencia

  • disqus
  • facebook