Noreste

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Llovizna  /  16° C
Clima-Leon     León
  Llovizna  / 15° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Llovizna /  13° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Llovizna  /  15° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Llovizna  /  15° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Llovizna  /  15° C
Inicio | Comunidades | Noreste |

Rinden homenaje a cura fallecido

Miles de personas en San José Iturbide se reunieron para recibir el cuerpo del sacerdote

Hoy será sepultado el prelado Juan Marco Granados Álvarez en su tierra natal. Foto: Ernesto Méndez

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

SAN JOSÉ ITURBIDE, Guanajuato.- La canción “Amigo” vibraba a través del Mariachi Los Gavilanes del Mineral de Pozos, mientras los aplausos no dejaban de escucharse. 

El viernes falleció el sacerdote de Doctor Mora, Juan Marco Granados Álvarez, quien se accidentó en la mañana en el vehículo que conducía al caer 50 metros en un barranco, en la carretera que va de Victoria a Tierra Blanca.
   Según información del Sistema de Emergencias de Bomberos del Noreste del Estado, a las 09:30 horas recibieron un reporte de una volcadura en la carretera, por lo que minutos después llegaron cuerpos de  rescate de esta corporación.
  Fue trasladado consciente; sin embargo, más tarde se informó que el sacerdote había fallecido.

Miles de personas se congregaron este domingo para recibir los restos del sacerdote Juan Marcos Granados Álvarez,  quien fuera el párroco de Doctor Mora y  que perdiera la vida el viernes tras un triste accidente automovilístico. 

El cortejo fúnebre avanzaba se abría paso poco a poco por la calle principal de San José, donde a las orilla de las aceras ya había gente esperándolo con ramos de flores, muchas se abrazaban entre sí y rogaban por el alma del padre a quien consideraban precisamente como un “amigo”. 

Al frente del cortejo venía una banda de guerra de Doctor Mora, así como una danza tradicional y detrás de ellos estandartes con la imagen de la virgen de Guadalupe, otros con la insignia del grupo de Adoración Nocturna. Colaboradores de la iglesia de San José colocaron una cuerda para formar una valla para ya así ordenar a la gente que se arremolinaba para estar cerca del féretro. 

Los cohetes anunciaron su llegada y el cancel del templo del Señor San José se abre para recibir al sacerdote fallecido. 

Conforme avanza el ataúd en hombros de sus familiares y amigos, la gente le lanza las flores. 

El padre Juan Marcos Granados, se ordenó en el año de 1995 y aunque nunca estuvo asignado a la parroquia de San José, las personas lo querían mucho, porque decían que era un sacerdote distinto quien había hecho de la frase “Viva la paz” un lema que llevaba a la práctica.

Después que llegaron al templo, el párroco ofició un responsorio por su descanso eterno. Y posteriormente las personas que lo abarrotaron fueron desfilando frente al ataúd.

     Sus restos fueron llevados a lo que  fue su hogar en casa de sus padres, donde será velado para posteriormente ser llevado de nueva cuenta al templo mayor de San José este lunes donde se oficiará una misa a las 11:00 horas.  Ahí estará hasta la una de la tarde tiempo en el que se prevé sea sepultado. 

 

Califica este artículo
1.00

Más de Noreste

  • disqus
  • facebook