Occidente

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Parcialmente Nublado  /  26° C
Clima-Leon     León
  Parcialmente Nublado  / 28° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Parcialmente Nublado /  29° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Parcialmente Nublado  /  28° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Parcialmente Nublado  /  28° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Parcialmente Nublado  /  28° C
Inicio | Comunidades | Occidente |

Y los caminos se pueden extender

Klaus Rausch ideó una “bici de mano”, más rápida y con más movilidad para discapacitados

Klaus (centro) y Noé (de espaldas) construyeron la bici de mano con una inversión mínima. Foto: Especial

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

SILAO / ALEMANIA.- Klaus Rausch, un parapléjico en silla de ruedas, quien participó con su bici de mano en la carrera de la Comisión Estatal del Deporte en Guanajuato capital tuvo una idea: construir una bici de mano “hágalo usted mismo” hecha por los discapacitados que están en silla de ruedas y que no cuentan con muchos recursos económicos. Y esto puede hacerse sólo usando su propia silla de ruedas y una bicicleta vieja.

Noé Salvador Guerra explicó que luego que se dio a conocer lo anterior a través de las redes sociales una importante cantidad de personas le han llamado para que les asesore cómo construir una unidad similar a lo cual está en la mejor disposición de ayudar para que las 25 personas que padecen problemas medulares en las extremidades, cuenten con una bici mano  al igual que las 550 personas que padecen de alguna discapacidad y que no cuentan con un aparato de este tipo.

Este proyecto ya ha aterrizado en el estado y está listo para extenderse a todos los que lo necesiten.

Klaus vive en Alemania, pero pasa temporadas en Guanajuato capital y cuenta que compitió en la carrera de la Comisión Estatal del Deporte en Guanajuato en el 2011 y ahí fue donde conoció a Noé Salvador Guerra Anguiano, titular del Programa de Atención a Personas con Discapacidad en el DIF Municipal quien era uno de los contendientes. 

     Fue entonces que Klaus le manifestó su inquietud a Noé de construir una silla de ruedas que al mismo tiempo que sirviera para competir pudiera dar seguridad y facilidad de movimiento a las personas que requirieran moverse en este medio. Comenzaron a trabajar en ese proyecto en la primavera del 2012 y lo terminaron en el 2013.

En la página de internet  http://www.santa66.net/ se pueden encontrar videos y dibujos que explican idea de la tricicleta o handcycle para que otros la tomen como “un código abierto sin fines de lucro”.

Noé Salvador Guerra Anguiano ya ha competido con esta bici de mano y ha obtenido excelentes resultados.

Klaus asegura que quiere que su idea se extienda a todo el mundo para que beneficie al mayor número de personas. En Alemania ya elaboró una bici de mano para un amigo Dirk y asegura que el proyecto es para otros no para su beneficio. “Yo diría que lo hice por y para Noé en México y en Alemania por y para Dirk”.

En la página en Internet de Klaus Rausch, explica la forma como surgió su idea, los beneficios y lo sencillo que es construirla.

Noé Salvador Guerra ha utilizado la bici de mano en competencias.

Este proyecto tiene múltiples beneficios: extender el campo habitacional a un bajo o ningún costo, se utiliza tecnología sencilla y la bici de mano es ideal para los caminos difíciles de transitar. Además aumenta la autoconfianza a los usuarios.

Klaus, que a raíz de un accidente perdió la movilidad de sus piernas, cuenta que debido a su parálisis ha tenido la necesidad de usar una silla de ruedas. Y asegura que la tricicleta o “bicicleta” de mano (handcycle) le da la libertad e independencia.

Enfatiza que con esta idea quiere que se beneficien las personas en silla de ruedas que por su situación económica no se pueden dar el lujo de gastar demasiado en su medio de transporte, y aclara que no pretende ser una competencia para los fabricantes de estos artículos o de sus tricicletas.

Explica que se puede elaborar con partes de una bicicleta vieja y es tan simple como poner la silla de ruedas acostada en el suelo, de manera que el respaldo quede paralelo al piso para sentarse en el respaldo, que se convertirá en el asiento de tu “bici” o handcycle. A la bicicleta se le cortará y se le soldará el chasis. Lo que salga de este trabajo de la bicicleta vieja, se unirá al respaldo de la silla de ruedas acostada. Al final se tendrá una tricicleta de mano o handcycle casi sin ningún costo (a excepción de lo que costó la bicicleta vieja y la mano de obra).


Esta es la bici de mano a partir de una silla de ruedas y partes de una bicicleta.

La construcción

En Silao, Noé Salvador Guerra Anguiano, titular del Programa de Atención a Personas con Discapacidad en el DIF Municipal cuenta que ante la necesidad de contar con un medio de transporte para participar en las competencias para personas con discapacidad y la falta de recursos, él y Klaus Raosch construyeron una bici de mano con piezas de una bicicleta y una silla de ruedas.

En esta “bicimano” como él le llama, se utiliza una silla de ruedas invertida porque lo que se usa como respaldo de las silla de ruedas en la bici de mano se aplica como asiento y el asiento como respaldo.

Explicó que una vez que localizaron un taller de herrería en la zona del bulevar Raúl Bailleres llegaron con  el herrero a quien le expusieron el tipo de trabajo a lo cual accedió a soldar las piezas como se requerían para darle forma a la bici de mano.

Guerra Anguiano dijo que una vez que consiguieron que les soldara las piezas ellos mismos con la ayuda de un amigo se dieron a la tarea de realizar los cortes a la bicicleta a la altura del asiento y en el lugar de la pieza en donde va el asiento se soldó un eje del manubrio que en la bici de mano es utilizado para ensamblar la silla de ruedas invertida y sirve como eje para dar las vueltas con la llanta delantera de la bici de mano.

Precisó que una bici de mano con las características de la utilizada por el alemán Klaus tiene un costo muy elevado en tanto construir una como la que él usa se requiere de una bicicleta normal, una silla de ruedas y 500 pesos, que fue lo que se pagó al herrero por soldar las piezas.

Dedujo que la bici mano que ellos construyeron en pasadas competencias se ha logrado ganarles a personas que utilizan otros vehículos que son de fábrica.

Asimismo señaló que actualmente se están haciendo ajustes para perfeccionar los frenos y algunas adecuaciones para que sea mucho más cómoda para las personas.

Califica este artículo
2.67

Más de Occidente

  • disqus
  • facebook