Suroeste

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Parcialmente Nublado  /  16° C
Clima-Leon     León
  Parcialmente Nublado  / 19° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Parcialmente Nublado /  15° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Parcialmente Nublado  /  19° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Parcialmente Nublado  /  19° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Parcialmente Nublado  /  19° C
Inicio | Comunidades | Suroeste |

incumplen en peralta

Los ejidatarios aseguran que lo que se les pagó por sus tierras fue muy poco

Hoy están en el olvido gran parte de las acciones que establecía el plan de ordenamiento territorial para mejorar la calidad de vida de los habitantes de la zona. Foto: Correo

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

ABASOLO, Guanajuato.- En 2008 abrió sus puertas la zona arqueológica de Peralta. El sitio, además de mostrar parte de la riqueza cultural del estado, permitiría detonar el desarrollo de las comunidades aledañas, pero a 5 años no hay tal desarrollo, y aún es fecha de que está pendiente la demanda de ejidatarios de un pago justo.  

ÉNFASIS
  La zona arqueológica se ubica en la comunidad San José de Peralta, dentro de un ejido de aproximadamente 700 hectáreas que abarca el poblado y el cerro Peralta, conocido como “Picacho”.
   Los trabajos de excavación iniciaron en el 2003 y concluyeron en el 2008, año en el que abrió la zona.

En agosto, campesinos que perdieron sus tierras del ejido San José de Peralta por los trabajos de exploración, denunciaron haber recibido pagos injustos por sus parcelas. 

Los habitantes afirmaron que tanto el Instituto Estatal de la Cultura, como la delegación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) amenazaron a los propietarios para poder obtener las tierras.

Fueron 15 propietarios los que vendieron 22 hectáreas, quienes no recibieron más de 30 mil pesos por ellas. Pero los trámites nunca concluyeron y a cinco años de que abrió la zona, los terrenos siguen siendo ejidales, lo cual fue asegurado por la Procuraduría Agraria en el estado.

Pero esa no es la mayor inconformidad que surgió en Peralta; también la falta de desarrollo de la comunidad, lo que fue un compromiso que se hizo a la par de la creación del sitio de vestigios, aunado a promesas como dar a la comunidad parte de las ganancias por las entradas, para beneficio de la escuela, la iglesia, etc., o empleo para dos integrantes de las familias que vendieron terrenos.

En respuesta el Instituto de Cultura, la delegación en Guanajuato del INAH y el municipio coincidieron en que no había un compromiso firmado con los habitantes de las zonas aledañas al sitio arqueológico, aunque sí reconocieron que existía un Plan de Ordenamiento Territorial, que debía regir el desarrollo del lugar.

La exdelegada del INAH, Guillermina Gutiérrez Lara, se deslindó de cualquier negociación que se haya realizado entre 2003 y 2005 con los ejidatarios de San José de Peralta.

Incluso aseguró que luego de que se firmó el convenio y se delimitó el sitio, fue el municipio quien se encargó de la compra de las tierras, por lo que a ella sólo intervino en las cuestiones arqueológicas. 

Asimismo, de la investigación realizada por correo, se dio cuenta de la falta de aplicación del “Plan de Ordenamiento Territorial de la zona de Influencia de la Zona Arqueológica de Peralta” por el municipio de Abasolo.

Dicho proyecto realizado por la arquitecta Raquel Álvarez Valadez y entregado en el 2007, el cual establecía las bases para el crecimiento del sitio arqueológico, a la par de la comunidad; mismo que no tienen en los archivos del gobierno abasolense.

Tanto el INAH como el IEC sostienen que el cumplimiento del Plan de Ordenamiento es atribución del municipio, pero en septiembre de este año, la Dirección de Desarrollo Urbano aseguró a este medio que no tenían físicamente el documento y esta vez, cuando correo solicitó nuevamente la información, la Dirección de Comunicación informó que actualmente están trabajando en lo que será el nuevo Plan de Ordenamiento, que estaría terminado entre enero y febrero de 2014.

En tanto, el plan parcial de ordenamiento ha quedado relegado durante tres administraciones municipales, la de Juan Antonio Negrete, Juan Páramo y ahora la de Abel Gallardo, y el documento perderá su vigencia el próximo año, cuando Abasolo cuente con un nuevo POT.

En consecuencia, uno de los proyectos que han quedado suspendidos es la falta de impulso en el taller de Alfarería de Peralta. Eran 80 alfareros los que iniciaron en el taller y a la fecha sólo 11 continúan, esperando tener más ventas, mientras que siguen perfeccionando sus técnicas, las cuales requieren de dedicación.

 

Califica este artículo
0

Más de Suroeste

  • disqus
  • facebook