Cultura

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Parcialmente Nublado  /  17° C
Clima-Leon     León
  Parcialmente Nublado  / 18° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Parcialmente Nublado /  12° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Parcialmente Nublado  /  18° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Parcialmente Nublado  /  18° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Parcialmente Nublado  /  18° C
Inicio | Cultura |

Cartas entre Nadezhda de Pussy Riot y el filósofo Slavoj Žižek

La cantante del grupo ruso se encuentra actualmente en una prisión de Siberia. Desde ahí ella y el filósofo esloveno Slavoj Žižek intercambian correspondencia

Foto: Especial

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

2 de enero de 2013

Estimada Nadezhda:

Espero que haya sido capaz de organizar su vida en la cárcel por medio de aquellos pequeños rituales que la pueden hacer tolerable y tenga tiempo de leer. Esto es lo que pienso sobre su situación.

John Jay Chapman, ensayista político de Estados Unidos, escribió esto sobre los radicales allá por el año 1900: “En realidad siempre dicen lo mismo. No cambian, mientras todo lo demás sí que lo hace. Se les acusa de los mayores delitos, de egoísmo y manías, de indiferencia ante la causa, de fanatismo, de trivialidad, de falta de humor, de ser unos bufones e irreverentes. Pero se hacen notar. De ahí el gran poder práctico de aquellos que persisten en su radicalismo. Según todas las apariencias, nadie les sigue, sin embargo todo el mundo cree en ellos. Hacen sonar el diapasón y suena un La, y todo el mundo cree que es un La, aunque sea la nota Sol” ¿No es esta una buena descripción del efecto producido por las actuaciones de Pussy Riot? A pesar de todas las acusaciones, se hacen notar. Puede parecer que la gente no les sigue, pero en secreto creen en ustedes, saben que están diciendo la verdad, más aún, que están al lado de la verdad.

Pero, ¿dónde está la verdad? ¿Por qué son tan violentas las reacciones frente a las actuaciones de Pussy Riot, no sólo en Rusia? Todos los corazones laten por ustedes, siempre y cuando se perciba como una protesta contra el Estado totalitario en favor de la libertad. En el momento en el que quedó claro que ustedes rechazan el Capitalismo global, las informaciones sobre Pussy Riot se hicieron más ambiguas. ¿Qué resulta tan inquietante de Pussy Riot a los liberales? ¿Quizás ese continuismo entre el estalinismo y el Capitalismo global contemporáneo?

Desde la crisis de 2008 existe una desconfianza en la Democracia, limitada en los países en desarrollo o postcomunistas, pero ganando terreno en los países occidentales. ¿Pero se justifica esta desconfianza? ¿Sólo los expertos podrían salvarnos?

Pero la actual crisis prueba que los expertos no saben lo que están haciendo y el daño que están produciendo en las personas. En Europa occidental la elite gobernante sabe de todo menos gobernar. Y si no sólo hay que observar lo que Europa ha hecho de Grecia.

No es de extrañar, entonces, que Pussy Riot resulte incómodo (usted sabe muy bien lo que desconoce; no pretendo dar respuestas rápidas y fáciles, pero el poder tampoco tiene respuestas ante la situación). El mensaje es que hoy Europa está guiada por ciegos que dirigen a otros ciegos. Por esta razón es por la que hay que persistir. De la misma manera que Hegel, después de ver a Napoleón a caballo en Jena, escribió que fue como ver el mundo de los espíritus a caballo, que es nada menos que la conciencia crítica de todos nosotros, colocada en una prisión.

Saludos fraternales,

Slavoj,

23 de febrero de 2013

Estimado Slavoj:

Una vez, en el otoño de 2012, mientras todavía me encontraba en prisión preventiva en Moscú con otras activistas de Pussy Riot, fui a visitarte. En sueños, por supuesto.

He leído su argumento sobre los caballos, el mundo de los espíritus, sobre las irreverencias y el desacato, y cómo todo eso está conectado entre sí.

Pussy Riot forma parte de esa fuerza cuya finalidad es la crítica, la creatividad y la cocreación, la experimentación y la constante provocación. Tomando prestada la definición de Nietzsche, somos los hijos de Dionisio, navegamos en un barril y no reconocemos ninguna autoridad.

Somos parte de esa fuerza que no tiene respuestas definitivas o verdades absolutas; así que nuestra misión es preguntar. Hay arquitectos de estática apolínea y hay (punk) cantantes que se mueven en la dinámica y la transformación. Unos no son mejores que los otros. Pero sólo unidos podremos asegurar que el mundo funciona a la manera en que Heráclito lo definió: “Este mundo, el mismo para todos los seres, no lo ha creado ninguno de los dioses ni de los hombres, sino que siempre fue, es y será fuego eternamente vivo, que se enciende con medida y se apaga con medida.”

Somos los rebeldes que llaman a la tormenta, creyendo que la verdad sólo se encuentra en una búsqueda sin fin. Si el Espíritu del Mundo te toca, no esperes que sea sin dolor.

Laurie Anderson cantó: “Sólo un experto puede hacerse cargo del problema”. Hubiera estado bien que tanto Laurie como yo pudiéramos reducir a estos expertos a nuestra medida y resolviesen nuestros propios problemas. Pero la condición de experto no garantiza en absoluto que se tenga accedo al reino de la verdad absoluta.

Dos años de cárcel para Pussy Riot es un homenaje a un destino que nos hizo inquietos, lo que nos permite hacer sonar la nota La, cuando todo el mundo está acostumbrado a escuchar el Sol bemol.

En el momento oportuno, siempre se produce un milagro en la vida de aquellos que infantilmente creen en el triunfo de la verdad sobre la mentira, en la ayuda mutua, frente aquellos que viven en la cultura del regalo.

Nadia

4 de abril de 2013

Estimada Nadezhda:

Me sorprendió recibir su carta; la tardanza me hizo temer que las autoridades impedirían nuestra comunicación. Me sentí honrado, incluso halagado, por esa aparición mía en su sueño.

Tiene razón al cuestionar esa idea de que los expertos cercanos al poder son competentes en la toma de decisiones. Los expertos son, por definición, siervos de los poderosos: en realidad no piensan, sino que sólo aplican sus conocimientos a los problemas que define el poder. Así es el Capitalismo de hoy: ¿los expertos financieros son realmente expertos? ¿No se trata de unos estúpidos críos que juegan con nuestro dinero y nuestro destino? Me acuerdo de aquella broma cruel de Ernst Lubitsch en la película Ser o no ser. Cuando se le pregunta a un oficial nazi sobre los campos de concentración en Polonia, éste contesta: “Nosotros hacemos la concentración; los polacos hacen el campamento”. ¿No es algo parecido a la quiebra de Enron en 2002? Los miles de trabajadores que perdieron su empleo quedaron en una situación de riesgo, sin ninguna otra opción, en un destino ciego. Pero los que conocían los riesgos y la capacidad de intervención (los directivos) minimizaron sus riesgos sacando provecho de sus acciones antes de se produjera la quiebra. Es cierto que vivimos en una sociedad de opciones de riesgo, pero algunas personas (los gerentes) sí pueden elegir, mientras que la gente corriente corre con el riesgo.

Para mí, la verdadera tarea de los movimientos de emancipación radicales no es sólo la de sacudir las cosas para que salgan de su inercia complaciente, sino la de cambiar las coordenadas de la realidad social, de modo que cuando las cosas vuelvan a la normalidad, habrá algo nuevo y más satisfactorio, estática apolínea. Y lo que es aún más importante, ¿cómo el Capitalismo global encaja hoy dentro de este esquema?

El filósofo deleuziano Brian Massumi dice que el capitalismo ya ha superado la lógica de la normalidad totalizadora y ha adoptado una lógica del exceso errático: “Cuanto más variada, incluso cuanto más irregular, mejor. La normalidad empieza a difuminarse. Las regularidades desaparecen. Esta es la dinámica del Capitalismo”.

Siento una cierta culpabilidad al escribir esto: ¿quién soy yo para explorar esos arrebatos teóricos narcisistas cuando usted se encuentra expuesta a privaciones reales? Así que por favor, me gustaría conocer sus situación en la cárcel y como es su vida diaria, el tiempo que tiene para leer y escribir, cómo le tratan el resto de presos y los carceleros, si mantiene contacto con su hijo… El verdadero heroísmo consiste en mantener esos pequeños medios de vida organizada que le permiten a uno sobrevivir en tiempos de locura sin perder la dignidad.

Con amor, espeto y admiración, mis pensamientos están con usted.

Slavoj

16 de abril de 2013

Estimado Slavoj:

¿Usted cree que el Capitalismo moderno ha superado la lógica de la normalidad totalizadora? ¿O quizás quiere hacernos creer que se ha superado la lógica de las estructuras jerárquicas y la normalización?

Como un niño con la publicidad, he tenido una relación muy estrecha con la Industria de la publicidad. Por esa razón estoy en condiciones de juzgar sus méritos. Las estructuras antijerárquicas y los rizomas del Capitalismo tardío tienen un amplio éxito publicitario. El Capitalismo moderno ha de manifestarse lo más flexible posible e incluso algo excéntrico. Todo está orientado a jugar con las emociones del consumidor. El Capitalismo moderno quiere hacernos creer que funciona de acuerdo con los principios de la libre creatividad, del desarrollo sin fin y la diversidad. Parece estar al otro lado con la finalidad de ocultar la realidad: millones de personas esclavizadas por una todopoderosa norma y una fantástica y estable producción. Queremos sacar a la luz toda esa mentira.

Usted no debe preocuparse al exponer sus alegatos teóricos, aunque yo esté sufriendo dificultades reales. Valoro estos estrictos límites y los desafíos. Tengo una curiosidad: ¿cómo voy a hacer frente a esta situación? ¿Cómo puedo convertir esta experiencia en algo productivo para mí y mis compañeros? Es una fuente de inspiración, y puede contribuir a mi desarrollo. No debido a, sino a pesar del Sistema. En mi lucha, sus pensamientos, sus ideas y propuestas son útiles para mí.

Me complace comunicarme con usted. Espero su respuesta y le deseo buena suerte en nuestra causa común.

Nadia

10 de junio de 2013

Estimada Nadezhda:

Me sentí avergonzado después de leer su respuesta. Me decía: “No debe preocuparse al exponer sus alegatos teóricos aunque yo esté sufriendo dificultades reales”. Esta sencilla frase me hizo darme cuenta de que el sentimiento expresado en mi carta era falso, lo que significaba la expresión de mi simpatía hacia su situación. Tengo el privilegio de poder teorizar y dedicarme a la enseñanza, mientras que usted nos habla directamente de su experiencia y sus dificultades… Su última carta demuestra que es mucho más que eso, que usted es un socio igualitario en el diálogo teórico. Así que acepte mis más sinceras disculpas por esta prueba, de lo arraigado que está el machismo, especialmente cuando se enmascara al mostrar la simpatía hacia el otro, y que se entreveía en nuestro diálogo.

Es la dinámica del Capitalismo global, que hace que toda resistencia sea difícil y frustrante. Recordemos la enorme oleada de protestas que se extendió por Europa en 2011, desde Grecia a España, de Londres a París. Incluso si no hay un proyecto político coherente que movilice a los manifestantes, las protestas funcionaban como parte de un proceso educativo a gran escala: la miseria el descontento de los manifestante se transformó en un gran acto colectivo, cientos de miles de personas se reunían en las plazas públicas, proclamando que las cosas no podían seguir así. Estas protestas tenían el gesto puramente negativo del rechazo y una petición abstracta de justicia, careciendo de la capacidad de traducir esa demanda en un programa político concreto.

¿Qué se puede hacer ante una situación así, donde las manifestaciones y protestas no han servido para nada, donde las elecciones Democráticas no sirven de nada? ¿Podemos convencer a las multitudes ya cansadas y manipuladas de que no solamente estamos dispuestos a socavar el orden existente, a participar en actos de provocación y resistencia, sino también en ofrecer las perspectivas de un nuevo orden?

Las actuaciones de Pussy Riot no pueden reducirse sólo a provocaciones subversivas. Por debajo de la dinámica de sus actos debe haber una firme actitud ético-política. En cierto sentido es la sociedad de hoy la que etá inmersa en una dinámica sin sentido, en un Capitalismo loco, y es Pussy Riot el que debe proporcionar una mirada ético-política. La existencia misma de Pussy Riot dice mucho del que el cinismo oportunista no es la única opción, que no estamos totalmente desorientados, que todavía hay una causa común por la que vale la pena luchar.

Así que yo también le deseo suerte a nuestra causa común. Para ser fieles a esta causa común hay que ser valientes, sobre todo ahora, y como dice un viejo refrán, la suerte está al lado de los valientes.

Suyo, Slavoj

13 de julio de 2013

Estimado Slavoj:

En mi última carta, escrita a toda prisa mientras trabajaba en el taller de costura, no me quedaba claro si hay alguna diferencia entre la forma en que funciona el Capitalismo global en Europa y los Estados Unidos por un lado, y en Rusia por la otra. Sin embargo, los últimos acontecimientos acaecidos en Rusia, el juicio de Alexei Navalny, aprobación de leyes inconstitucionales y contra la libertad, me han indignado. Me siento obligada a hablar de las prácticas políticas y económicas de mi país. No estaba tan enfadada desde el año 2011, cuando Putin se presentó como candidato a la presidencia por tercera vez. Esa indignación nos llevó a formar el grupo Pussy Riot. ¿Qué pasará ahora? El tiempo lo dirá.

En Rusia percibimos el gran cinismo de los países llamados del primer mundo con los países más pobres. En mi humilde opinión, los países desarrollados muestran una exagerada lealtad hacia los Gobiernos que oprimen a sus ciudadanos y violan sus derechos. Los Gobiernos de Europa y los Estados Unidos colaboran con Rusia, donde se imponen leyes medievales y los políticos de la oposición van a la cárcel. Colaboran con China, donde la opresión es tan extrema que se me erizan los pelos sólo de pensarlo. ¿Cuáles son los límites a esta tolerancia? ¿Y cuando la tolerancia se convierte en colaboración, conformismo y complicidad?

Pero este cinismo ya no puede durar más tiempo, dejar que hagan lo que quieran en su propio país, pues tanto Rusia como China son países que ahora forman parte del sistema Capitalista global.

Rusia bajo Putin, con la dependencia de materias primas, se habría debilitado si las naciones que importan petróleo y gas de Rusia mostraran el valor de sus convicciones y hubieran dejado de comprarlo. Incluso si Europa diese un paso tan moderado como el de aprobar una Ley Magnitsky ( la Ley Magnitsky permite en los Estados Unidos aprobar sanciones contra las autoridades rusas que se crea hayan participado en violaciones de los derechos humanos), lo que moralmente sería un importante paso. Un boicot contra los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014 sería otro importante gesto ético. Pero el comercio de materias primas sigue legitimando al Régimen ruso, no a través de la palabra, sino del dinero. Se revela el deseo de proteger el status quo político y económico, con la división del trabajo en el corazón del sistema económico mundial.

Usted cita a Marx: “Un sistema social que se apodera y se oxida…no puede sobrevivir”. Pero aquí estoy, cumpliendo una pena en una prisión de mi país donde 10 personas controlan los principales sectores económicos, viejos amigos de Vladimir Putin. Estudió, practicó algunos deportes y sirvió en la KGB. ¿No es éste un sistema social paralizado? ¿No es éste un sistema feudal?

Slavoj le agradezco sinceramente su correspondencia, y espero con impaciencia su respuesta.

Suya, Nadia

 

*La correspondencia fue organizada por la revista Philosophie, en cooperación con New Times. Versiones más amplias se pueden encontrar en alemán en philomag.d o en francés en philomag.com.. Las cartas de Tolokonnikova fueron traducidas del ruso por Gala Ackerman.

Nadezhda Tolokonnikova es una artista rusa y activista político, miembro del grupo Pussy Riot. El 17 de agosto de 2012 ella y otros dos miembros del grupo fueron condenadas por gamberrismo y odio contra la religión, por su actitud irreverente en la catedral Cristo Salvador de Moscú. Condenada a 2 años de trabajos forzados en una destacada colonial penal de Rusia.

Slavoj Žižek es director del Instituto Birkbeck de Humanidades.

Califica este artículo
0

Más de Cultura

  • disqus
  • facebook