Cultura

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Despejado  /  12° C
Clima-Leon     León
  Despejado  / 18° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Despejado /  12° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Despejado  /  18° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Despejado  /  18° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Despejado  /  18° C
Inicio | Cultura |

“Yo soy el surrealismo”; 25 años sin Salvador Dalí

Salvador Dalí fue un artista complejo, polémico e incluso irritante que entró en mayúsculas en la historia universal del arte. Veinticinco años después de su muerte, que se cumplen este jueves, el pintor español sigue fascinando al mundo

Foto: Especial

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

MADRID, España.- Egocéntrico, excéntrico, rebelde y gran provocador, Salvador Dalí fue un artista complejo, polémico e incluso irritante que entró en mayúsculas en la historia universal del arte. Veinticinco años después de su muerte, que se cumplen este jueves, el pintor español sigue fascinando al mundo.

“Una de las mejores obras de Dalí probablemente sea su propia biografía, su propio personaje. El Dalí artista ha estado oculto en parte por su desbordante personaje”. 
Manuel Borja-Villel
 director del museo reina sofía 

Lo demuestran las cifras que arrojan las exposiciones con su nombre, que generan larguísimas filas ávidas de mundo daliniano.

Al Pompidou de París, su retrospectiva atrajo a casi 800.000 visitantes entre noviembre de 2012 y marzo de 2013. Esa misma muestra con montaje diferente rompió todos los récords del Museo Reina Sofía, en Madrid: algo más de 730.000 visitantes entre finales de abril y principios de septiembre de 2013. La exposición del año.

Un año en el que la Fundación Gala-Salvador Dalí siguió siendo el museo privado con más visitantes de España, con cerca 1,6 millones. Atesora la mayor antología del pintor, unas 300 obras, y justo ahora acaba de comprar un nuevo cuadro, “Carreta fantasma”, un óleo sobre madera de 1933 que asegura que es una de las dos obras más importantes que ha adquirido en los últimos años.

“Yo soy el surrealismo”, proclamaba él mismo, narcisista, sobre su trascendencia histórica.

"Sabía venderse mejor a sí mismo que a su obra. Fue un ícono de la cultura de masas”.
  Javier Pérez A.
 biógrafo del artista 

La fascinación por Dalí es tal que no hubo un solo día de la exposición en el Reina Sofía en el que no se formaran colas junto al céntrico edificio para ver una muestra que repasó todas las facetas de la obra de un artista que intentó y consiguió con gran éxito no pasar jamás inadvertido.

Legado

Tenía 84 años y formaba ya parte de la historia universal cuando la mañana del 23 de enero de 1989 murió en el hospital de Figueras, España, tras varios días de agonía. Una insuficiencia cardíaca aguda se le había agravado con una pulmonía que, a su vez, le provocó una inflamación pulmonar.

Su legado se mantiene desde entonces en España en la Fundación Gala-Salvador Dalí, que él mismo impulsó y a la que pertenecen la Casa-Museo en Portlligat; el Teatro-Museo de Figueras, donde está enterrado, y el Castillo Gala Dalí, en Púbol, donde se encerró tras la muerte de su musa y compañera, en 1982.

Ambicioso

Nació el 11 de mayo de 1904 en Figueras y nunca fue un niño normal. “Cuando tenía seis años quería ser cocinero y a los siete, Napoleón. Desde entonces mi ambición ha ido aumentando sin parar”, escribió en el prólogo de “Vida secreta”.

Mimado y consentido por unos padres que habían perdido antes a un hermano que no conoció y que llevaba su mismo nombre, llegó a la pintura por casualidad, en la finca de una familia amiga durante una convalecencia. Comenzó a pintar sin técnica óleos y acuarelas que sorprendieron a quienes los vieron.

Su rebeldía lo expulsó de todos los centros de enseñanza en los que se matriculó, entre ellos la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid. Pero su estancia en la capital marcó su vida. Allí experimentó con el cubismo y el dadaísmo y conoció en la Residencia de Estudiantes a Luis Buñuel y Federico García Lorca.

Estrambótico

Su primera exposición individual de pintura fue en 1925 en Barcelona e hizo que dos grandes, Pablo Ruiz Picasso y Joan Miró, se fijasen en él. Un año después, conoció a Picasso en París. “El arte somos Picasso y yo”, manifestó.

De pelo largo y patillas, vestido con abrigo, medias y pantalones bombachos, la imagen estrambótica de Dalí es mundialmente conocida. 

Tras su paso por París, donde entró en el círculo surrealista, y ya casado con Gala, con quien estuvo hasta su muerte pese a infidelidades por ambas partes y a estrambóticas manías de ambos, se estableció en Estados Unidos, impulsado a dejar Francia en 1940 por el avance de las tropas alemanas. Regresó a España ocho años después.

Oportunista

Anticomunista radical, algunos lo acusaron de derechismo y de coqueteos con el franquismo. Hay quien lo considera un oportunista que consiguió así que el dictador Francisco Franco le dejara trabajar en paz. Otra sombra que rodea su figura es su atracción desmesurada por el dinero. De hecho, sus últimos años estuvieron más marcados por la comercialización de su obra que por la novedad de la misma.

Los objetos dalinianos se convirtieron en un negocio mundial. Y también las falsificaciones. A él no sólo no le importaban, sino que en la imitación de su obra veía una prueba más de su grandeza.

Califica este artículo
0

Más de Cultura

  • disqus
  • facebook