Cultura

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Muy Nublado  /  26° C
Clima-Leon     León
  Muy Nublado  / 28° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Muy Nublado /  27° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Muy Nublado  /  28° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Muy Nublado  /  28° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Muy Nublado  /  28° C
Inicio | Cultura |

Creatividad sin límites en Las buenas intenciones

Once artistas espontáneos muestran su arte en la Galería Jesús Gallardo

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

LEÓN, Guanajuato.- Las buenas intenciones” es el nombre de la  muestra artística que reside actualmente en la planta alta de la Galería Jesús Gallardo de la ciudad de León. La exposición se distingue por reunir a creadores que comenzaron a involucrase con el arte de manera espontánea y pertenece al primer ciclo de exposiciones del 2014 de la Coordinación de Artes Visuales del Instituto Cultural de León. En la exhibición se encuentran múltiples formas, ideas, colores y percepciones del mundo provenientes del  imaginario de Marithé de Alvarado, Andrés Arroyo Cossío, Miguel Ángel Esteves Nieves, Frank Montero Collado, Don Panchito López, Vicente Rea Valadez (el jaulero), Jesús Reyes Ferreira, Alberto Rodríguez (Kalimán), Julián Sánchez Sauceda, Bruno Tapia y Miguel Sumano.

La muestra tendrá una permanencia hasta el día 6 de abril del presente año.  La Galería Jesús Gallardo  se encuentra en la calle Pedro Moreno 202, esquina Hermanos Aldama  en León, Guanajuato.

Talento creativo

Más que definir qué es el arte  o qué no lo es, “Las buenas intenciones” es una muestra que deja en claro que la creatividad no tiene límites y que no existe lo convencional cuando se habla de arte. 

Materiales como alambre, papel, tinta, lápiz, azúcar, madera, por mencionar algunos, se transforman en objetos únicos a través de la manipulación que realizan los creadores, por lo que encontramos desde esplendorosas jaulas hechas de alambre, las cuales, responden a un diseño único proveniente de un trabajo artesanal y creativo realizado por Vicente Rea Valadez conocido por ser “El Jaulero”  de la ciudad de León, del que además se muestran en la exposición los carteles hechos a mano que él mismo hizo para anunciar la venta de sus genuinos objetos. 

 

"A diferencia del medio institucional artístico, en el que el arte es un fin en sí mismo y en donde existe una infraestructura compuesta por organismos específicamente creados para la formación de artistas, así como para la producción, difusión  y consumo de obras de arte, la experiencia creativa de los 11 personajes aquí convocados se ha dado de manera autodidacta e indiferenciada del contexto de sus respectivas existencias personales. Del mismo modo, se podría decir que en la mayoría de los casos la calidad artística de sus obras ha sido una consecuencia impremeditada”.  
 Amelia Chávez
  Directora del MAHG

De igual forma hay fotografías de los monumentales pasteles realizados por Marithé de Alvarado, la cual, durante muchos años ha trabajado para llegar a la perfección en la creación de figuras con azúcar, así como estructuras arquitectónicas, diversas alegorías y piezas de muy variadas dimensiones, por lo que su trabajo muestra obras muy pequeñas casi microscópicas hasta otras de más de dos metros de altura.

 

Jesús Reyes es otro de los expositores, quien con su talento innato comenzó a realizar pinturas, dando como resultado formas y colores únicos que resplandecen al ojo del espectador. Fue  pintor, coleccionista y anticuario mexicano, nacido en Guadalajara en 1880 y murió en la Ciudad de México en 1977. En su obra resaltan las gamas cromáticas así como materiales inspirados en las artesanías de la cultura popular mexicana, sobre todo trabajó en la técnica de gouache sobre papel de china. 

Asimismo, “Las buenas intenciones” es integrada por personajes que no son reconocidos en el ámbito artístico, tal es el caso de Don Panchito López, un señor de avanzada edad que habitualmente se encuentra por el rumbo de la central camionera de León, realizando en pequeñas piezas de cartón dibujos de Cristo en la cruz. Las formas que toman cada uno de sus trazos son de una destacada creatividad, la cual, parece ser impulsada por la fe y quizá la devoción, Don Panchito otorga uno de sus diminutos dibujos a los transeúntes que se detienen para darle algunos pesos.

Otro ejemplo de creación sin intención artística, sin embargo valiosa por su destreza creativa, son los huacales del oaxaqueño Miguel Sumano, los cuales están decorados con distinguidos colores y formas realizadas por el señor que va recolectando materiales de reciclaje con originales huacales, mismos que ahora se han convertido en una obra de arte. 

Los once artistas que comprenden la exposición son una muestra de que el concepto de arte siempre se transforma y a través de la percepción del espectador se va enriqueciendo y quizá definiendo. 

Alejados de lo convencional

Un destacado y previo espectador para esta muestra, sin duda fue el curador Carlos Ashida, ya que él se encargó de sintetizar ideas para realizar la exposición, además de reunir las piezas de estos característicos personajes. 

“No obstante que los autores que participan en esta muestra pueden ser calificados sin ambages como seres excepcionalmente creativos, su naturaleza heterodoxa los aparta de la figura convencional del artista. Si bien este hecho no ha impedido que algunos de ellos hayan sido entusiastamente reconocidos y plenamente incorporados al medio de las artes visuales, los demás permanecen ajenos a los mecanismos, instituciones, convenciones y rituales de la llamada alta cultura”, son las palabras curatoriales de Ashida, mismas que definen la esencia de la exposición, donde la convención se aleja de los parámetros del arte. 

Velador, guardia y…  artista

Un ejemplo que se separa de la convención es Julián Sánchez Sauceda, el velador y guardia de la Casa de la Cultura Diego Rivera, quien ha trabajado por varios años custodiando algunos recintos del Instituto Cultural de León. 

Además de su trabajo cotidiano Julián explora caminos a través de su imaginación y talento. 

En “Las buenas intenciones” existen obras de Sánchez Sauceda: cuadros de dibujo arquitectónico, en los que realiza con absoluta precisión los trazos de magníficas catedrales, así como piezas hechas a través del recorte de papel que simulan las formas de una lámpara, éstas de igual forma, elaboradas con una técnica que raya con la perfección.

Julián Sánchez es originario de San Agustín de las Flores en Silao, en entrevista, comentó que su gusto por la creación y el dibujo surgió desde la infancia, inclinándose siempre al dibujo artístico de forma autodidacta hasta que llegó a la secundaria y se inscribió en el taller de dibujo técnico, mismo que le dio las herramientas de aprendizaje para realizar sus dibujos e investigar sobre arquitectura, rama que le apasiona hasta la actualidad.

Después de terminar con sus estudios de secundaria se dedicó a trabajar en el campo para poder ayudar a su familia, posteriormente llegó a trabajar como custodio en el Instituto Cultural de León, lugar en el que se vio beneficiado al poder desarrollar su habilidad artística, observando las exposiciones de otros artistas y platicando  con éstos.

“Conforme ha pasado el tiempo  he ampliado mi gama en cuanto al dibujo: lápiz, tinta china, plumón, crayola, acuarela, hasta plastilina. Respecto a los recortes con papel, inició mi gusto cuando observé la decoración de uno de los eventos de danza de la Casa de la Cultura, descubrí cómo son los trazos y en el momento en que tuve oportunidad empecé a realizarlos en grande”, dijo Sánchez Sauceda. 

Además de su trabajo como custodio y velador, Julián siempre deja un tiempo para la creación, ya que además de las piezas con las que ya cuenta quiere realizar una serie de dibujos de catedrales, elaboradas con mucho cuidado, ya que el proceso de realización de cada una dura aproximadamente dos meses, ya que el artista es un obsesivo de los detalles.

Julián es  un artista que emerge fuera de las pretensiones al igual que los otros integrantes de “Las buenas intenciones”.

Califica este artículo
0

Más de Cultura

  • disqus
  • facebook