Correo
facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Despejado  /  12° C
Clima-Leon     León
  Despejado  / 11° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Despejado /  8° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Despejado  /  11° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Despejado  /  11° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Despejado  /  11° C
Inicio | Marcador | Deporte Internacional |

Bjoerndalen se convierte en leyenda

El atleta noruego se colgo su treceava medalla al imponerse en la prueba de relevo mixto

El biatleta noruego, de 40 años, logró precisamente en la ciudad japonesa la primera de sus 13 medallas, ocho de oro, cuatro de plata y uno de bronce

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

SOCHI, Rusia.- El biatleta noruego Ole Einar Bjoerndalen entró en la leyenda olímpica al convertirse en el deportista con más medallas en la historia de los Juegos de Invierno, tras lograr hoy su decimotercer metal al imponerse en la prueba de relevo mixto.

Bjoerndalen, que ya logró el oro en Sochi en la prueba de 10 kilómetros esprint, rompió el empate que mantenía con su compatriota y esquiadora de fondo Björn Daehlie, ganadora de 12 medallas en los Juegos de Albertville 1992, Lillehammer 1994 y Nagano 1998.

El biatleta noruego, de 40 años, logró precisamente en la ciudad japonesa la primera de sus 13 medallas, ocho de oro, cuatro de plata y uno de bronce, que garantizan al "caníbal" un puesto en el olimpo del deporte.

De hecho, sólo tres deportistas han logrado más medallas que Bjoerndalen en la historia de los Juegos, los gimnastas soviéticos Nikolay Andrianov, con 15, y Larisa Latynina, con 18, y el nadador estadunidense Michael Phelps, ganador de 22 metales, 18 oros, 2 platas y 2 bronces.

Pero sólo hay un "rey" en los Juegos Olímpicos de Invierno, Ole Einar Bjoerndalen, al que ni la edad, ni la pujanza de nuevos valores del biatlón como el francés Martin Fourcade o su compatriota Emil Hegle Svendsen, le han impedido acaparar de nuevo todos los focos.

Una sensación a la que el noruego ya está acostumbrado, pues salvo en su primera participación olímpica, hace ya 20 años, en Lillehammer 1994, cuando un entonces joven Bjoerndalen no logró pisar el podio, siempre ha sido uno de los grandes protagonistas de los Juegos.

Tal y como se comprobó en su siguiente participación, en Nagano 1998, donde logró sus dos primeras medallas, tras colgarse el oro en la prueba de esprint y la plata en el relevo por equipos, un anticipo de lo que el noruego lograría cuatro años más tarde en Salt Lake City.

La ciudad estadunidense consagró a Bjordalen como una auténtica leyenda tras lograr cuatro oros, al imponerse en las pruebas de 10 y 20 kilómetros individuales, así como en el relevo por equipos y en los 12.5 kilómetros persecución.

Medallas a las que el biatleta noruego añadió tres nuevas más -dos platas y un bronce- en los Juegos Olímpicos de Turín 2006 y otras dos -un oro y una plata- hace cuatro años en la ciudad canadiense de Vancouver.

Pero Bjordalen quería más, el récord de su compatriota, la esquiadora de fondo Björn Daehlie, una de sus grandes referencias deportivas, que le aventajaba en una medalla como la deportista con más metales en la historia de los Juegos de Invierno.

Una motivación que le permitió superar la lesión de espalda que sufrió en la temporada 2011/2012 y a trabajar para competir con rivales que como el francés Fourcade, doble medallista de oro en Sochi, o el noruego Svendsen, ganador también de dos oros, cuentan con 15 y 12 años, respectivamente, menos que él.

Mi edad no es un problema. Siempre me olvido de que tengo 40 años, me siento como si tuviera 20. Me he preparado bien para estos Juegos y me siento fuerte", declaró Bjordalen al llegar a Sochi.

Palabras que el noruego no tardó en demostrar sobre la pista, pues en su primera prueba en Sochi, los 10 kilómetros esprint, Bjordalen logró el oro, igualando así el récord de medallas de Björn Daehlie.

Pero como siempre el noruego quería más, convertirse en el rey absoluto de los Juegos Olímpicos de Invierno, un cetro que se le escaparía por apenas un segundo y medio en la prueba 12.5 kilómetros persecución, donde Bjordalen debió conformarse con la cuarta plaza.

Mucho peor le fue al nórdico en sus siguientes dos pruebas en Sochi, ya que Bjordalen concluyó en una discreta trigésimo cuarta posición en los 20 kilómetros, y en un no menos gris puesto 22 en la de 15 kilómetros con salida en masa.

Sin embargo, hoy Ole Einar Bjoerndalen no podía fallar, arropado por un equipo de ensueño compuesto por Tora Berger, Tiril Eckhoff y Emil Hegle Svendsen, todos ellos ya medallistas en Sochi, que convertían a Noruega en la gran favorita al oro en la prueba de relevo mixto.

Favoritismo que Tora Berger no tardó en ratificar al entregar el primer relevo en primera posición, por delante de Italia y la República Checa, que de la mano de Gabriela Soukalova arrebató a los noruegos el liderato mediada la prueba.

Una circunstancia que no tardaría en enmendar Bjordalen, que pese a arrancar su posta con 1.1 segundos de desventaja con relación al checo Jaroslav Soukup, en apenas un par de kilómetros devolvió a Noruega a un liderato, que ya no abandonaría más.

Tal y como reflejaron los 32.6 segundos de ventaja con los que Noruega cruzó la línea de meta por delante de la República Checa, plata, así como el casi un minuto en que los nórdicos aventajaron al tercer clasificado, Italia.

Ventajas que quedaron en un segundo plano ante la gesta de Ole Einar Bjoerndalen, que con este nuevo triunfo, se convirtió en el mejor deportista de todos los tiempos en los Juegos Olímpicos de Invierno.

 

Califica este artículo
0

Más de Deporte Internacional