Latinoamérica

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Despejado  /  14° C
Clima-Leon     León
  Despejado  / 18° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Despejado /  13° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Despejado  /  18° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Despejado  /  18° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Despejado  /  18° C
Inicio | Internacional | Latinoamérica |

Maduro niega devaluación del bolívar

El mandatario venezolano modifica su gabinete económico

El mandatario venezolano niega devaluación del bolívar. Foto: Especial.

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

CARACAS, Venezuela.- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, modificó el miércoles su gabinete económico y descartó una devaluación del bolívar, algo que analistas privados e inversionistas creen es inevitable frente a la escalada del dólar en el mercado negro.

Los cambios no significan un nuevo rumbo en la política económica del Gobierno socialista de Maduro, que ha culpado a la oposición de una guerra económica que dice es la causantes de la desaceleración, la galopante inflación y los episodios de escasez de productos básicos que sufre el país petrolero.

Maduro anunció que el ministro de Finanzas, el matemático Nelson Merentes, abandonará su cargo para volver a tomar las riendas del Banco Central. Su postulación debe ser aprobada por la Asamblea Nacional, que es dominada por el oficialismo.

En su lugar al frente del ministerio quedará Rodolfo Marco Torres, un general que acompañó en 1992 al fallecido líder socialista Hugo Chávez en un fallido golpe de Estado y estuvo preso por ello. Marco Torres se desempeñaba como ministro para la Banca Pública, cartera que será fusionada con Finanzas.

Con experiencia como presidente del nacionalizado Banco de Venezuela, el mayor del país, es un hombre pragmático que gusta del bajo perfil y tiende a evitar peleas públicas con figuras opositoras y confrontaciones con los periodistas.

Desde su nuevo puesto, tendrá que lidiar con la compleja situación económica, que según la oposición es producto de malas políticas y el desgaste de 15 años de controles.

Aunque muchos especialistas aseguran que Venezuela necesita una devaluación para eliminar las distorsiones de la economía, incluyendo la venta ilegal de dólares a diez veces el tipo oficial, Maduro ratificó que dejará intacta la tasa.

"Vamos a mantener a 6,30 (bolívares) el dólar de la República durante todo este año y bastante tiempo hacia adelante", dijo el mandatario en su discurso anual para rendir cuentas ante la Asamblea Nacional, que duró cuatro horas.

Venezuela tiene su riguroso control cambiario desde hace más de una década. Empresarios se quejan de que la burocracia para obtener dólares retrasa la importación de materia prima o productos, y eso genera problemas en la cadena de suministro de un país que importa gran parte de lo que consume.

A pesar de todo, Maduro allanó el camino para ampliar un sistema secundario de otorgamiento de divisas, en donde se suelen vender los dólares a una tasa de 11,3 bolívares.

"Vamos a fortalecer el Sistema Complementario de Divisas (Sicad). Son dos sistemas que se combinan perfectamente", dijo aludiendo a un mecanismo de venta de divisas que maneja el Banco Central de Venezuela (BCV) y que el año pasado subastó el 10 por ciento de los dólares solicitados.

¿DEBILITAMIENTO DEL BOLIVAR?

Antes del anuncio sobre el sistema secundario de cambio, economistas habían advertido que llevar más importaciones a un tipo de cambio superior acarrearía una devaluación gradual del bolívar, con un consecuente impacto en la inflación, que cerró el 2013 como la mayor del continente.

"Resulta evidente que el Gobierno irá cambiando la composición de asignaciones a 6,3 bolívares por mecanismos complementarios más costosos", dijo el analista político Luis Vicente León.

Hace solo un mes, Venezuela reformó su complejo sistema de administración de divisas debilitando al bolívar para las inversiones petroleras, las ventas de dólares de turistas extranjeros y la venta de oro. Después sumó los rubros de alimentos y medicinas a la lista.

Tras de los anuncios del presidente, el dólar en el mercado negro siguió su escalada.

Merentes, de 59 años, había impulsado un plan para que los privados pudieran comprar dólares a través de un mercado legal, pero el proyecto quedó estancado.

Ahora volverá al ente emisor nueve meses después de haberlo dejado. En ese breve tiempo pasaron otros dos jefes por la autoridad monetaria.

Parado junto a una foto grande de Chávez, el presidente ratificó el miércoles en su cargo a uno de los hombres fuertes del Gobierno, el ministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, que ya lleva 11 años en el puesto y además seguirá al frente de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

"Estas medidas no atacan los desbalances fundamentales que tenemos que atacar hoy. No es una cuestión de fusionar ministerios o cambiar figuras", dijo Alberto Ramos, analista para Latinoamérica de Goldman Sachs.

Los millones de seguidores de Maduro apoyan sus esfuerzos por mantener los programas sociales de la era de Chávez, que ayudó a reducir la elevada tasa de pobreza del país durante más de 14 años al expandir el acceso a los servicios médicos y subsidiar alimentos y viviendas.

NUEVO SISTEMA CAMBIARIO

Maduro asegura que más de dos tercios de los ingresos petroleros de Venezuela, el país con las mayores reservas de crudo del mundo, se destinaron al sector social el año pasado y que la tasa de pobreza bajó a un 19 por ciento desde el 40 por ciento en el que estaba antes de que llegara Chávez, que falleció de cáncer en marzo del 2013.

Pero los venezolanos todavía luchan por conseguir productos que van desde papel higiénico hasta harina ante la escasez de dólares para hacer importaciones.

El actual mecanismo de divisas deja lugar a la corrupción: aquellos que tienen conexiones consiguen dólares baratos y los venden en el mercado negro, logrando inmensas ganancias que le cuestan millones de dólares al Estado cada año.

Usando los poderes para gobernar por decreto que le otorgaron el año pasado, Maduro anunció que se hará una "modificación substancial" en la ley que penaliza la compra y venta de divisas para permitir a los privados transar divisas.

Esto permitiría la creación de un nuevo sistema cambiario similar a un mecanismo de permuta de divisas y títulos valores que existió hasta el 2010.

"Vamos hacia un nuevo sistema cambiario", dijo Maduro, sin ofrecer detalles adicionales.

La Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) creada en el 2003 para administrar el control de cambio, desaparecerá y será sustituida por el nuevo Centro de Comercio Exterior.

Maduro nombró a su ex ministro de Comercio, Alejandro Fleming, como nuevo encargado del Centro y designó a José Khan, como ministro de Comercio.

Califica este artículo
0

Más de Latinoamérica

  • disqus
  • facebook