Cine

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Despejado  /  18° C
Clima-Leon     León
  Despejado  / 14° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Despejado /  16° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Despejado  /  14° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Despejado  /  14° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Despejado  /  14° C
Inicio | Ocio | Cine |

Los juguetes sexuales de Lawrence

La espontaneidad que caracteriza a la actriz Jennifer Lawrence otra vez quedó en evidencia durante un programa de televisión

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

LOS ÁNGELES, EUA.- La espontaneidad que caracteriza a la actriz Jennifer Lawrence otra vez quedó en evidencia durante un programa de televisión. La protagonista de “The Hunger Games” confesó en el programa de Conan O’Brien que hace un tiempo atrás, una mucama halló en su habitación unos juguetes sexuales que ella había escondido.

La ganadora del Oscar por “Silver Linings Playbook” tiene una personalidad que se aleja al imaginario de “diva de Hollywood”, pues suele confesar intimidades y episodios vergonzosos de su vida que otras actrices preferirían omitir.

Esta vez dijo que si no fuera actriz le gustaría ser mucama de hotel, porque le gustaría tener acceso a las cosas personales de desconocidos, y recordó un incidente en que la trabajadora de una hospedería encontró en su cuarto unos consoladores anales.

“Antes solía decir que quería ser médico, pero es tan poco realista. Definitivamente sería mucama de un hotel, porque está todo lo que me gusta de la limpieza. No me gusta lavar los platos, no me gusta la cocina, pero me gustan las camas, los baños, y meterme en las cosas de todo el mundo. Rebuscar todos los días las cosas de alguien nuevo sería mi sueño”, dijo la actriz antes de detallar el episodio.

“Es una historia muy divertida. Alguien me regaló de broma un montón de ‘butt plugs’ (consoladores anales). Es una larga historia”, explicó Lawrence.

“Tenía un montón de ‘butt plugs’, toneladas de ellos. De todas las clases y colores, y la mucama venía, así que pensé ‘los meto debajo de la cama para que no pueda verlos’, porque quizá ella no se daría cuenta de que eran de broma. Entonces volví y me encontré que los había sacado todos de debajo de la cama y los había colocado tan bonito encima del tocador”, contó la actriz riendo en el estudio de televisión.

“Yo creo que ella sabía lo que estaba haciendo. Estaban debajo de la cama. Me hubiese gustado dejar una nota que dijera ‘No son míos’ o ‘Los compré de broma’”, señaló la actriz.

En el mismo programa recordó otro episodio que la avergonzó: en una premiación se equivocó al llamar al escenario a Bill Clinton, y le dijo “Gil”.

 

Califica este artículo
0

Más de Cine