Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Despejado  /  16° C
Clima-Leon     León
  Despejado  / 13° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Despejado /  10° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Despejado  /  13° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Despejado  /  13° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Despejado  /  13° C
Inicio | Opinión |

Otras voces

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

Guarderías

 

“La parte más importante de la educación 

es la formación adecuada en el parvulario”.

                                                                    Platón

 

Lucía Muñoz es una joven que nos apoya en la casa como trabajadora doméstica, está casada con un pespuntador y es madre de dos hijos: José Luis de 8 años quien estuvo sus primeros años a cargo de su abuela doña Luz, una recia mujer madre de 8 hijos, ahora cansada y doblegada por la diabetes, y Abril que lleva un año en una guardería subrogada del IMSS.

José Luis es un niño inseguro que tardó en caminar, tiene problemas para hablar, se queja con su mamá de que su maestra lo tiene en la fila de los “burros” (dicho sea de paso, nos ilustra sobre las “sofisticadas técnicas de enseñanza y motivación” que emplean algunos de nuestros maestros) y a sus 8 años ya empieza a decir que no le gusta la escuela.

Abril es otra historia, desde antes de cumplir los 2 meses Lucía tuvo que asistir  una semana a recibir pláticas preparatorias para ingresar a su hija a la guardería a la que desde entonces la llevan puntualmente a las 9 am, después de revisar que no lleve chupón, que vaya aseada, que no esté enferma y esté limpio el pañal, en unas instalaciones impecables que cumplen estándares rigurosos que el mismo IMSS impone.

Un equipo de especialistas en nutrición, salud infantil, estimulación temprana etc. se encargan de que Abril se alimente convenientemente, coordine sus movimientos, ejercite sus miembros, conviva con otros bebés, desarrolle sus sentidos, mueva las manitas y las caderas al ritmo de la música, pronuncie sus primeras palabras y dé sus primeros pasos. A las 4 pm termina sus actividades y es entregada a algún familiar acreditado dentro de un estricto control de seguridad.

La diferencia entre los dos hijos es tan grande que apenas cumplido su primer año, Abril ya es un personita aparte, siempre limpia y acicalada, notoriamente más despierta, más agraciada, más segura, en donde toda la familia celebra sus gracias y sus padres no dejan de sorprenderse de los avances de la pequeña… el único lastimado por todos estos reflectores puestos en su hermanita es José Luis quien se siente aún más retraído y marginado.

En el proceso Lucía ha aprendido una gran cantidad de cosas que ignoraba respecto a la difícil tarea de ser madre y ha experimentado satisfacciones que nunca imaginó podían existir. Se arrepiente de no haberle dado esta oportunidad a José Luis en su momento y, en un entorno en donde se considera que meter a los bebés a una guardería es abandonarlos, ella y Abril se han convertido en testimonio vivo y convincente de las sorprendentes bondades de este sistema.

Con un pago que hace el IMSS por bebé de $2,715 mensuales y un promedio de 200 niños por guardería, éstas se ha convertido en un rentable y sostenible negocio privado con evaluaciones independientes que arrojan niveles de satisfacción del 99%. Lo triste es que existe un gran déficit pues los niños con derecho a ese servicio son mucho más que el cupo de las guarderías existentes y las que se van abriendo cada año. Con 60 guarderías del IMSS, 513 de Sedesol, 63 privadas y 6 del ISSSTE  se atienden en el Estado cuando mucho a unos 35 mil de los aproximadamente 350 mil bebés que estimo caerían en el rango de los 0 a los 4 años en el apartado de madres solteras, trabajadoras, padres o tutores solos cuyo ingreso per cápita por hogar no rebasa la Línea de Bienestar en el Estado*.

Adicionalmente cabe recalcar que para ingresar niños a las guarderías que tienen buen desempeño la lista de espera es muy grande, y que desde el lamentable accidente de la guardería ABC en Hermosillo no ha habido expansión o apertura de nuevos centros. Esto ha derivado a que sólo se limite a mejorar las guarderías actuales, e inclusive cerrarlas si no cumplen con las normas.

A la luz de esta conmovedora experiencia me pregunto: ¿Por qué no becar a los bebés en una buena guardería?, ¿Por qué no enfocar nuestra atención a preparar y dar trabajo a especialistas en esta materia y nuestros recursos a hacer que este encomiable esquema de negocio se reproduzca para atender a los miles de bebés que han nacido en muchos casos como producto de la ignorancia e inexperiencia que no necesariamente del amor y que se encuentran condenados a repetir para ellos, para sus familias y para el Estado una historia de fracaso, carencias e infelicidad?

Mientras nuestros recursos se sigan empleando en la construcción de costosas obras para que circulen los autos, en el sostenimiento de abultadas e ineficientes burocracias y, disolviéndose en el proceso en reprobables e inadmisibles redes de corrupción y rapacidad en lugar de encauzarlos en el capital más valioso con que contamos que son nuestros niños, estaremos dejando pasar la oportunidad de formar a los hombres dignos y preparados que reclaman estos tiempos y que impulsarán el Guanajuato parejo, competitivo y próspero qu e todos queremos.

*Datos extraídos de los portales del INEGI y de las dependencias mencionadas.

 

[email protected]

Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Javier Hinojosa

  • disqus
  • facebook