Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Principalmente Nublado  /  22° C
Clima-Leon     León
  Principalmente Nublado  / 22° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Principalmente Nublado /  21° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Principalmente Nublado  /  22° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Principalmente Nublado  /  22° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Principalmente Nublado  /  22° C
Inicio | Opinión |

Astillero

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

Reconcentración del poder

Lo que hay es un peligroso proceso de reconcentración del poder por parte de una clase política endogámica y voraz que pretende acomodar a su conveniencia nuevas o reformadas reglas que permitan la subsistencia del actual modelo económico y político injusto y la exclusión o confinamiento del interés popular.

El neoporfirismo, que tuvo una primera versión con Carlos Salinas de Gortari en Los Pinos (explorador, en su momento, de las posibilidades de seguir en la silla presidencial por uno o variosperiodos más), se ha mostrado con crudeza en el recorte conceptual y escenográfico de lo revolucionario, al suspender el desfile conmemorativo y convertirlo en un acto privado de exhibición de fuerza militar allí mismo condecorada y promovida en términos escalafonarios. Pero, sobre todo, en la aprobación de las enmiendas legislativas que autorizan la reelección, con ciertas diferenciaciones, de presidentes municipales, diputados federales y senadores. Nada queda ni siquiera en términos retóricos del viejo lema revolucionario que durante décadas fue orgullo de los gobiernos priistas que lo mancillaban pero no lo sepultaban: no hay (no ha habido) sufragio efectivo (sino en efectivo, con ríos de dinero sucio prostituyendo el proceso electoral) y ahora ni siquiera el tapujo de la no reelección inmediata.

Justamente cuando el sistema político y electoral está en una crisis que parece terminal, distantes como nunca los intereses de la sociedad respecto a las decisiones de las élites directivas, aporreado crónicamente el ideal de los comicios limpios, repudiadas muchas de las conductas de los miembros de la muy desacreditada clase política, ésta misma se regala un bono a futuro de supervivencia casi familiar. El mensaje es demoledor: los mismos de siempre han decidido establecer su derecho a sostenerse en sus cargos durante varios periodos (Beltrones y Gamboa, por dar un par de ejemplos significativos, se la han pasado brincando de cargo en cargo, sobre todo en la conducción de las cámaras, en una suerte de reelección alterna). Con buen efectivo para la compra del sufragio, los ocupantes del poder tendrán oportunidad de volver a hacerse “elegir”. El otro Madero debería asomarse aunque fuera en sesión espiritista a jalarle los pies a quienes así se confabulan (empezando por su pariente panista, Gustavo).

La obsesión por sostener en el poder a la misma franja de políticos depredadores que forman parte del peñismo o de sus aliados pactistas ha llevado a lanzar mensajes amenazantes a diversos poderes fácticos (con Elba Esther Gordillo como caso ejemplar), a pretender la disolución de organizaciones independientes (como la CNTE), a imponer una miscelánea fiscal que conserva privilegios en las máximas alturas y golpea sin prudencia a clases medias y populares, a dotar de mecanismos represores y de mejores formas de obtener ganancias a la banca “mexicana” dominada por extranjeros y a arreglar las formas de competencia y participación política en los términos descritos en párrafos anteriores.

La corona de ese proceso de rediseño del poder es la reforma energética. De ser aprobada, con ella se vaciará de contenidos defensivos a la figura presidencial mexicana, dejándola a merced de las presiones y amenazas de las poderosas firmas trasnacionales que se quedarán con buena parte de la renta petrolera, que actuarán con dolo y soberbia por encima del interés y los recursos nacionales, que al menor estornudo amenazarán con recurrir a tribunales foráneos y que, en las faenas subterráneas de apropiación de riquezas locales en arreglo con políticos nativos, suministrarán cantidades de dinero para la producción de nuevos ricos transexenales y para que mediante campañas económicamente bien aceitadas se sostengan en el poder los políticos-mercaderes para garantizar la continuidad de los grandes negocios a largo plazo.

Carlos Payán Velver cautivó al auditorio con sus relatos de vida, desde las andanzas infantiles y juveniles hasta las profesionales, partidistas (fue militante del Partido Comunista Mexicano) y periodísticas, primero en el Unomásuno conducido por el legendario Manuel Becerra Acosta y más tarde en la creación de La Jornada, diario del que fue su primer director. Un recorrido que pasó lista a los sueños de cambiar al mundo para bien, a los miles de problemas relacionados con la creación de un diario, a la importancia de dar voz a temas y actores sociales tradicionalmente ignorados y a la satisfacción, al final de un tramo recorrido, de haber hecho lo que se creía y debía.

En la cúpula y en el muro principal, los trazos de José Clemente Orozco añadían color a las notas del que para entonces ya era doctor honoris causa, el pentafásico Payán  (abogado, periodista, político, productor de cine y televisión y permanente defensor de derechos y libertades) que hablaba en el paraninfo Enrique Díaz de León de la Universidad de Guadalajara ante un público en el que, entre otros, se encontraban la directora general de La Jornada, Carmen Lira, Guillermina Álvarez, Laura Restrepo, Héctor Díaz Polanco, Inna y Emilio Payán, Elvira Concheiro, Héctor Ortega, Salvador Martínez della Rocca (el Pino), el rector general de la UdeG, Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, y los directores de las jornadas de Oriente, Aurelio Fernández, y de Jalisco, Juan Manuel Venegas.

Y, mientras los interesados se asoman a ow.ly/rqc11 el portal del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial en donde, usando como clave el número de expediente 1244411 se puede confirmar que Televisa, mediante su apoderado, Gerardo Muñoz de Cote Amescua,  ha tratado de apoderarse desde enero de 2012 de la marca “Buen fin, el fin de semana más barato del año”, a pesar de que ésta se beneficia de convenios entre el gobierno federal y la iniciativa privada, como la asignación de centenares de millones de pesos para “premios” por compras en ese lapso,  ¡hasta mañana, con un primer reporte médico que alienta las expectativas de un adecuado restablecimiento del resistente Andrés Manuel López Obrador!

 

 Twitter: @julio astillero | Facebook: julio astillero 

Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Julio Hernández López

  • disqus
  • facebook