Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Parcialmente Nublado  /  31° C
Clima-Leon     León
  Parcialmente Nublado  / 31° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Parcialmente Nublado /  27° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Inicio | Opinión |

Parentalidad

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

La mercadotecnia y los niños

Con el inicio de la época navideña también vino la cascada de anuncios publicitarios, dirigidos de manera especial al sector infantil. Y es que los profesionales del marketing han encontrado en este sector el vehículo para llegar al bolsillo de los padres.

Las últimas generaciones de niños y niñas nacieron y crecieron frente a las pantallas, situación que resulta peligrosa cuando no cuentan con el acompañamiento ni la supervisión de sus padres, condición aprovechada por muchos mercadólogos que no tiene consideración ni compromiso con el sano desarrollo infantil, sino sólo con las finanzas de las empresas a las que representan. Razón por la cual se hace necesaria una postura crítica ante el marketing por parte de los padres.

Las investigaciones en el tema apuntan a que a los niños más pequeños les resulta difícil reconocer qué es un anuncio, un comercial, y que los menores de ocho años son incapaces de resistirse a su poder de persuasión. De ahí que, en su momento Commercial Alert, en su Declaración de Derechos de los Padres, haya formulado un conjunto de medidas legislativas para la reforma de las prácticas de marketing en Estados Unidos considerando lo siguiente:

Que fomentar el desarrollo del carácter y de unos valores sólidos en el niño es una de las funciones más importantes de cualquier sociedad.

Que los principales responsables de la educación del niño son sus padres.

Que una cultura comercial agresiva ha invadido la relación entre padres e hijos, y ha impedido que los padres guíen la educación de sus propios hijos.

Que el marketing empresarial busca cada vez más pasar por encima de los padres y dirigirse al niño sin intermediarios para tentarle con los instrumentos más sofisticados que los ejecutivos publicitarios, investigadores de mercado y psicólogos son capaces de idear.

Que los profesionales del marketing tienden a glorificar el materialismo, las adicciones, el hedonismo, la violencia y los comportamientos antisociales, que repugnan a la mayoría de los padres.

Que los padres se ven enfrentados a una batalla constante con esas influencias generalizadas, y deben esforzarse por mantener la cultura comercial y sus valores degradados alejados de la vida de sus hijos.

Que la finalidad del marketing empresarial es convertir al niño en agente de las corporaciones dentro del hogar, para que insistan ante sus padres y los acosen para que les compren las cosas que ven anunciadas, generando de ese modo conflictos, estrés y malestar en las familias.

Que los productos que se anuncian no suelen ser los que los padres escogerían para sus hijos: artículos de ocio, violentos o de contenido sexual,   videojuegos, alcohol, tabaco, juegos de azar o comida basura.

Que esta influencia comercial agresiva ha contribuido a la aparición de una epidemia de enfermedades infantiles relacionadas con el marketing, como son la obesidad, la diabetes del tipo 2, el alcoholismo, la anorexia y la bulimia, y que millones de personas acabarán muriendo por culpa del marketing del tabaco.

Que, en última instancia, las empresas son entidades jurídicas, y que es intolerable que usen los derechos y poderes de que gozan para socavar a la autoridad de los padres de las maneras mencionadas…

El consumismo es una de las formas contemporáneas de maltrato infantil aún no tipificado como tal, aunque lo es, toda vez que trastorna el desarrollo de niños y niñas. De eso también tenemos que protegerlos hoy.

Un espacio seguro y suficiente para jugar, compañía de otros niños y niñas, uno que otro juguete sencillo y resistente (de preferencia no bélico), libertad para expresarse y compañía de los adultos son las condiciones mínimas necesarias para promover el sano desarrollo infantil. ¿Cuánto de lo que anuncian a través de las pantallas se acerca a esto?

 

 

 [email protected]

Califica este artículo
2.50

Más de Opinión

Más de Gaudencio Rodríguez Juárez

  • disqus
  • facebook