Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Despejado  /  12° C
Clima-Leon     León
  Despejado  / 18° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Despejado /  12° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Despejado  /  18° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Despejado  /  18° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Despejado  /  18° C
Inicio | Opinión |

Itinerario Político

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

Gabino Cué; víctima del “Síndrome de Estocolmo”

 

El fallido ejercicio del poder en Oaxaca ya no puede ser explicado por los métodos convencionales del análisis político. No, lo cierto es que abundan los indicios de que el comportamiento errático del gobernador Gabino Cué –que llegó al poder mediante una alianza PAN-PRD–, no sólo está fuera de control sino que se aproxima a la frontera del análisis conductual. ¿Por qué?

Porque la terquedad de los hechos confirma que las decisiones políticas de Gabino Cué tienen todas las características del “Síndrome de Estocolmo”; comportamiento que el criminalista y psicólogo Nils Bejerot identificó cuando un secuestrado termina por alienarse al interés de su secuestrador. Y es que no se entiende de otra forma –que no sea la del “Síndrome de Estocolmo”–, que el gobierno de Oaxaca y su gobernador no sólo se hayan convertido en rehenes del grupo mafioso de la CNTE en aquella entidad –mafia que en los hechos mantiene secuestrado al gobierno y al gobernador–, sino que todas las decisiones de Gabino Cué sean en contra del interés de las mayorías –de los ciudadanos que le dieron el voto al mandatario–, y a favor de la mafia de la CNTE.

Y si tienen dudas, van las preguntas elementales. ¿Por qué Gabino Cué ha tolerado, solapado y hasta estimulado a la mafia llamada CNTE? ¿Por qué el gobierno de Gabino financia con dinero público a un grupo de criminales que lo mismo secuestran que vandalizan y han provocado no sólo la quiebra económica de Oaxaca, sino la ruina política y social?

¿Por qué Gabino Cué solapa, aplaude y financia el mayor de los crímenes que se pueden cometer en democracia; que la mafia CNTE deje sin escuela a millones de niños de Oaxaca, a los que condena a seguir toda su vida en la miseria? ¿Por qué razón Gabino Cué aplaude que la CNTE abandone las aulas y sólo busque el enriquecimiento de una camarilla mafiosa; y por qué les paga a los faltistas y criminales de la educación en Oaxaca, mientras que el mismo Gabino Cué castiga a los maestros que sí dan clases?

¿Po qué razón el gobierno fallido de Oaxaca y un gobernador sin voluntad propia como Gabino Cué, deja sin salario a los maestros que sí dan clases y les paga a los que no trabajan; y por qué corre de las escuelas, con la ayuda de la fuerza pública, a los maestros de la Sección 59, que si dan clases a los niños de Oaxaca, mientras que generoso aplaude a la mafia CNTE?

¿Por qué razón los aliados políticos de Gabino Cué, el PAN y el PRD, se hacen de la vista gorda y voltean a otro lado –cuando los ciudadanos  piden poner orden en el estado–; cuan-do el gobierno de Gabino Cué se confirma como una gestión fa-llida? ¿A quién le rinde cuentas Gabino Cué, si no es un gobernador del PRI, tampoco del PAN y menos del PRD?

Y la pregunta más grave: ¿Por qué razón los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial toleran que un gobierno como el de Gabino Cué sea el peor enemigo de los ciudadanos que lo eligieron, y por qué ninguno de esos tres poderes sale en defensa de los ciudadanos de Oaxaca? 

Y es que cuando existe una tragedia natural en tal o cual estado del país, cuando el crimen organizado se apodera de regiones y entidades completas de estados como Michoacán, es frecuente la intervención del Estado mexicano todo, en apoyo a los ciudadanos, sean damnificados por un meteoro natural, sean víctimas de las mafias criminales que imponen un régimen de terror.

Pero lo curioso del caso es que no aparece el Estado mexicano –y ninguno de los tres poderes–, cuando un gobernador como Gabino Cué es víctima del “Síndrome de Estocolmo” cuan-do en los hechos se convierte en enemigo de los ciudadanos a cuyas vidas, propiedades y li-bertades se debe, y cuando actúa en defensa de una mafia que comete el mayor de los crímenes en una democracia que se respete; el de dejar sin educación a millones de niños de los estratos más pobres del país.

¿Dónde está el Estado mexicano; dónde están los partidos que empujaron la alianza que llevó a Gabino Cué al poder? ¿Dónde está la promesa de campaña de que Gabino Cué sería una alternativa al mal gobierno de Ulises Ruiz? Los hechos han demostrado que Gabino Cué no sólo es un deficiente mandatario estatal, sino que será recordado como el peor de los gobernantes que han tenido Oaxaca y los oaxaqueños.

Por lo pronto, el fracaso del gobierno en Oaxaca y del gobernador Gabino Cué se suma a los ya interminables fracasos de las llamadas izquierdas. Y lo peor es que en Oaxaca se siembra otra guerrilla atrasada y rancia, como el EZLN, que en 20 años fomentó la marginación, la miseria y el atraso en las comunidades más pobres. ¿Hasta cuándo? Al tiempo.

 twitter-@Ricardo Aleman Mx |www.ricardoaleman.com.mx
Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Ricardo Alemán

  • disqus
  • facebook