Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Parcialmente Nublado  /  26° C
Clima-Leon     León
  Parcialmente Nublado  / 29° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Parcialmente Nublado /  26° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Parcialmente Nublado  /  29° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Parcialmente Nublado  /  29° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Parcialmente Nublado  /  29° C
Inicio | Opinión |

Otras voces

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

Educar, prioridad para 2014

Al revisar la prensa en todas sus manifestaciones encontramos expresiones abundantes sobre los pendientes, productos de rezagos no atendidos durante décadas, manifiestos en problemas cada vez más agudos que no pudo solucionar el tiempo.

A partir de los años ochenta del siglo pasado, el mundo percibió un vuelco en los discursos de gobernantes, académicos y políticos, en los que el centro de sus apreciaciones era la necesidad de orientar la conducta del mundo, hacia el modelo recomendado por el llamado “consenso de Washington”, conjunto de sugerencias para regir el destino de la humanidad, a partir de la caída de la Unión Soviética y el surgimiento del mundo unipolar. 

Un análisis detenido nos permitirá advertir que nuestro país, propuso la tercera vía en materia económica desde 1917. Algunos críticos están de acuerdo con esta tesis, que resulta equidistante entre el capitalismo y el socialismo.

Sin embargo, políticos con poca cultura económica no se percatan de la necesidad de evitar lo que un notable presidente de los Estados Unidos declaró alguna vez: “es tan negativo ser gobernado por el capital organizado que por la delincuencia organizada.” El señor tuvo razón, pues no deben ser los intereses particulares quienes guíen al Estado, sino las leyes expedidas por gobernantes sabios y patriotas.

Contener la concentración de la riqueza reforzada con el advenimiento del mundo unipolar, es un imperativo de la humanidad, si deseamos evitar el sacrificio global, a causa de la injusticia en las relaciones interpersonales y falta de respeto a su dignidad por entidades gubernamentales.

Para lograr el objetivo descrito es inaplazable la reeducación de la ciudadanía y por ende de la cúpula gobernante, poniendo énfasis en la cultura económica, haciendo factible el acceso de la población a los problemas planteados por la economía nacional y las diferentes opciones para lograr la solución.

Sería conveniente aprovechar este periodo de reformas a las leyes, para instrumentar un programa eficiente para que los partidos políticos sean parte sustancial de un proyecto de culturización de la sociedad a fin de asegurar su participación consciente en el manejo y conducción del Estado.

Los problemas que enfrenta la humanidad no pueden resolverse sino mediante la colaboración de la sociedad en su conjunto. No es posible dejar al libre juego de las fuerzas del mercado, que por cierto no es libre, la solución a los problemas generados por el abandono de estrategias económicas y dejar que el transcurso del tiempo o la demostrada inoperancia del libre mercado, garantice la integridad de los Estados Nacionales.

La sociedad debe integrarse a los gobiernos y coadyuvar organizadamente en la solución de los problemas que le aquejan, que son cada día más graves y numerosos.

Hemos de reconocer que la familia, otrora atendida como célula fundamental de la sociedad, padece una crisis que puede llegar a ser terminal; otro tanto ocurre con la escuela y con algunos gobiernos que han llegado al límite por su asilamiento de la sociedad.

Habremos de generar una nueva cultura, en la cual, no sean exclusivamente los niños el objetivo de la educación, sino toda la sociedad. La semilla se ha sembrado, pero sus alcances deben ensancharse para reformar eficientemente el muy dañado tejido social. Si no son los efectos de la educación quienes resuelvan los problemas sociales, el destino será una violencia incontrolable y la destrucción inimaginable de bienes y personas, quienes no encontrarían refugio seguro.

Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Tomás Bustos

  • disqus
  • facebook