Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Soleado  /  17° C
Clima-Leon     León
  Soleado  / 24° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Soleado /  19° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Soleado  /  24° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Soleado  /  24° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Soleado  /  24° C
Inicio | Opinión |

Reflexión ciudadana

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

El país requiere trabajo intenso de todos

La humanidad tiene la obligación ética de encontrar la fórmula para devolver al trabajo el lugar de privilegio que debe tener para dignificar a la persona humana y al hacerlo reconocer la función desempeñada por el trabajo durante la existencia humana.

Desconocer la trascendencia del trabajo en la historia de la humanidad, es ignorar siglos de desarrollo humano, de sufrimiento de millones de trabajadores que hicieron posible el surgimiento de todas las obras de arte que constituyen la admiración de quienes tienen la oportunidad de solazarse ante su presencia y disfrutar del placer estético producto de la creatividad, consecuencia también del trabajo orientado hacia la estética.

Son miles de obras que dotan a la humanidad de confort, de comodidades que disfrutadas durante generaciones no reparamos en la dedicación y el ingenio de quienes hicieron posible avances tan aparentemente insignificantes como el inodoro, el trabajo de los archivistas, de los amanuenses, de las mecanógrafas, y de tantas y tantos seres humanos cuya vida consagrada al trabajo nos ofrece el espectáculo, en ocasiones alucinante de ciudades hermosísimas.

Las incontables vidas sacrificadas para sacar a la superficie de la tierra los minerales para edificar los jardines más hermosos y el trabajo talentoso de los creadores del David de Miguel Ángel o de la novena sinfonía.

Todo lo que hay de hermoso en el mundo, todo el confort, la seguridad, los gobiernos, las guerras, han sido producto del trabajo que en no pocas ocasiones reclamó el sacrificio de la vida.

Sin embargo, de pronto, el trabajador es ignorado y reducido a la pasividad ante un mundo demandante de riqueza para alternar o sobrevivir. 

La generación nacida en laprimera mitad del siglo pasado, vio florecer comercios, industrias, servicios, surgidos de la diferencia entre el trabajo producido y el trabajo consumido. Pero cuando las condiciones impiden trabajar, el hombre se vuelve contra sí mismo, acaso ante la propia inconciencia, lamenta el no haberse percatado del momento en que perdió el trabajo como instrumento esencial de liberación.

Durante muchos años, los trabajadores lucharon por mejores condiciones de vida. Las posibilidades de desarrollo de la economía daban al trabajo un lugar asegurado para quienes tenían la vocación y el talento para convertirlo en un elemento esencial para ejercer la libertad, teniendo asegurado: casa, vestido, sustento, recreación y educación.

El mundo ha limitado al ser humano al grado de no darle opción de ser trabajador, manual o intelectual, mucho menos un ente con capacidad para ahorrar y prevenir una vejez tranquila.

Se han inventado métodos que al poco tiempo muestran su ineficacia, porque los dueños de los grandes capitales ordenan suprimir prestaciones. Los poderosos enfrentan a unos trabajadores contra otros, aduciendo que uno de ellos tiene prestaciones por encima de sus merecimientos.

Volver a unos trabajadores contra otros, es una forma de aumentar el deterioro del tejido social. Las prestaciones de los trabajadores bien orientados en su gasto, fortalecen la economía nacional y obreros y campesinos miserables, harán más pobre aún el país, privándolo de su mercado interno.

Devolver al trabajo la importancia que realmente tiene para lograr una economía sana, es el verdadero reto que debemos enfrentar exitosamente en el corto plazo, si deseamos alcanzar la paz social con justicia.

Sin trabajo organizado no hay riqueza posible. El empobrecimiento al infinito del trabajador, sólo aseguraría la ruina social, porque el trabajo socialmente organizado es el verdadero productor de riqueza y quien garantiza el desarrollo social, garante de la vida digna. Un proyecto exitoso de país, requiere del concurso orgánico de todos sus habitantes.

Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Tomás Bustos Muñoz

  • disqus
  • facebook