Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Llovizna  /  16° C
Clima-Leon     León
  Llovizna  / 15° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Llovizna /  13° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Llovizna  /  15° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Llovizna  /  15° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Llovizna  /  15° C
Inicio | Opinión |

Otras voces

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

Mezclar es bueno

“La tarea que han hecho los españoles refugiados es de un valor absolutamente inapreciable, había que ver renglón por renglón qué ha sido México antes y después de estos grandes hombres”.   
Antonio Alatorre
 académico de El Colegio de México.

El origen de la inmigración alemana en Chile se remonta a la época del entonces presidente Bulnes con la denominada “Ley de inmigración selectiva” de 1845, que tenía por objetivo atraer a profesionales y artesanos para colonizar zonas del sur. Se estima que hoy  en día  unos 500 mil chilenos descendientes de alemanes viven y dan vida al sur del país.

En 1922 con Álvaro Obregón se inició la inmigración de menonitas a México con la llegada de 3 mil personas que se establecieron en su totalidad en Chihuahua. Actualmente se estiman unos 100 mil menonitas en todo el territorio nacional, de los cuales 90 mil están establecidos en Chihuahua y 6 mil en Durango. Dedicados primordialmente a la producción de cereales, frutales y hortalizas, los menonitas han creado vergeles en donde sólo había tierras agrestes y hoy producen el 60% de la avena que se cosecha en México.

Entre 1939 y 1942, durante el gobierno de Lázaro Cárdenas, México acogió a cerca de 25 mil refugiados españoles. De estos se estima que un 25% del total conformaron la “inmigración intelectual” o de “élite” junto con quienes, en mayor número llegaron además competentes obreros y campesinos, así como militares, marinos y pilotos, hombres de Estado, economistas y empresarios que le dieron un gran impulso a nuestro país mientras la España de Franco se rezagaba del resto de Europa.

En San Miguel de Allende en nuestro Estado se ha dado un fenómeno natural con características similares: extranjeros que se han quedado a vivir y que forman parte de la sociedad local, quienes a través de más de 300 organizaciones civiles y su emprendimiento personal han impactado de manera indudable en el crecimiento y prosperidad de la ciudad.

En otras partes, en extensos y prósperos países como Canadá y Australia existen rigurosas políticas migratorias que tienen como objetivo el acoger sólo a personas preparadas quienes tienen que pasar por largos y complejos trámites antes de ser admitidos para entrar “a prueba” con miras a adquirir los derechos de ciudadanía.

El resultado en todos los casos es el mismo: universitarios, profesionistas, empresarios, artistas, técnicos etc. que se incorporan a la vida y economía del lugar, se integran, se mezclan y se nacionalizan generando riqueza, cultura y prosperidad de manera permanente.

Aunque, por un lado quedamos históricamente muy dolidos como nación por el colonialismo opresivo y esclavizante que vivieron nuestros antepasados y por otro existe el paradigma de que un extranjero va a quitarle oportunidades a los mexicanos, es necesario entender los tiempos actuales del mundo globalizado que vivimos, en donde es posible modular e incluso estimular los flujos migratorios aprovechando a nuestro favor las depresiones económicas de países desarrollados para que, con reglas impuestas por nosotros mismos, podamos atraer lo mejor del mundo en áreas acordes a nuestra estrategia de desarrollo enriqueciendo el ADN de nuestro Estado con la infusión inducida de años de preparación y cultura.

Dentro del país de hecho existe una gran oportunidad para atraer talento nacional derivado de la inseguridad y de la falta de oportunidades, cosa que ha provocado en varios Estados una diáspora de empresarios mexicanos hacia otros estados o hacia los Estados Unidos.

Estimulando una política selectiva de inmigración de calidad podríamos atraer mucha gente buena y preparada de México y el mundo deseosa de iniciar una nueva vida en un lugar bello y acogedor como el nuestro, sumando su talento y replicando los magníficos efectos de este modelo: una enriquecida y pujante sociedad multicultural que puede acrecentar la economía y detonar las grandes oportunidades latentes sobre todo en el Norte y el Sur del Estado.

 

*Presidente del Iplaneg

 

 [email protected]

Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Javier Hinojosa

  • disqus
  • facebook