Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Parcialmente Nublado  /  31° C
Clima-Leon     León
  Parcialmente Nublado  / 31° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Parcialmente Nublado /  27° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Inicio | Opinión |

Yerbamala

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font


 Alejandro Lara Rodríguez

1.- 4 mil, la cifra del ensueño

Una vez resueltos todos los enredos, que no son pocos, para poder realizar la elección de su nuevo presidente estatal, la siguiente piedra con la que tropezarán los priistas será… la aritmética.

Uno de los principales contendientes, Santiago García López, asegura que merced a un trabajo milimétrico por todo el estado ya cuenta con el apoyo de 4 mil de los consejeros que habrán de decidir la elección. 

Que incluso su equipo está recabando los compromisos de cada uno por escrito.

Por su lado, el otro competidor fuerte, Alejandro Lara Rodríguez, en la reunión “privada” del pasado jueves en Irapuato, anunció a sus más cercanos operadores que, si bien no había que aflojar el paso, ya tiene el apoyo de… ¡4 mil consejeros!

Es obvio que alguien miente. O a alguien le mienten…

Unos hablan de un universo de 5 mil 800 consejeros, en tanto otros citan la cantidad de 6 mil 800. 

Es una referencia de cómo quedaron los consejos en los tiempos en que el presidente estatal priista era Javier Contreras y la secretaria Yulma Rocha. “No se han depurado porque no se han usado”, explican.

La oficialización de estas listas no será fácil para quien deba organizar la elección. Luego de la depuración, los contendientes habrán de dar su conformidad y firmar las listas resultantes. No vaya a ser que vuelvan los tiempos aquellos en los que hasta los muertos votaban.

Entre los consejeros “depurados”, por deceso, migración, negativa, cambio de domicilio… y los que habrán de quedar nadie se atreve a dar un número. 

En tanto, pasado mañana, el presidente interino, Rubén Guerrero Merino, tendría que irse. A menos que para entonces hubiesen fructificado las negociaciones para darle oxígeno por tres meses más.


Eusebio Vega Pérez

2.- Minimalismo educativo

Aunque entre sus propósitos de año nuevo figuraba el de, ahora sí, tener una mayor presencia pública para consolidar un necesario liderazgo institucional en materia educativa a nivel social, Eusebio Vega Pérez, el titular de la SEG, aún no se decide.

A quince meses, Vega muestra síntomas de haber tomado el puesto pero no el poder. De ahí vendría su vacilación. En gran contraste con su antecesor, Alberto Diosdado, quien metió mano en todo e incluso sistematizó sus “salidas a medios”.

Esa cortedad quizá se deba a que es el primer secretario que no proviene de “El Yunque”, pero también a la necesidad de conocer esa amplísima organización del Ciclo Básico Escolar. Sus antecedentes están relacionados con la educación Superior y Media Superior.

Otro factor posible es que aún no está claro el proyecto educativo del actual gobierno. Aunque es el secretario de Educación que más cambios ha hecho, otros deciden muchas cosas importantes por él.

Por ejemplo, a principios de mayo pasado ocurrió la destitución masiva de los 46 jefes de las Unidades de Servicio de Apoyo a la Educación, USAE´s. Se sacrificó a los que sí sabían, pero eran plazas para colocar a militantes del PAN que habían quedado desempleados. En diciembre, le pusieron a Tomás López, distinguido miembro de “El Yunque”, a dirigir el Cecyteg…

Entre que no toma el poder, y no dejan que lo tome, la estructura de la SEG muestra fisuras delicadas.

No será cosa solo de hacer declaraciones, sino de ejercer un liderazgo en toda la línea. A menos que ya desde ahora Eusebio Vega esté resignado a la intrascendencia… en el mejor de los casos.

Aquí no vale aquello de que “menos es más”. Menos es, cada vez, menos…

Bárbara Botello Santibáñez

3.- La otra presidencia de Bárbara

A más tardar a finales de mes, la alcaldesa de León, Bárbara Botello Santibáñez, asumirá la presidencia de la Conamm, “Confederación Nacional de Municipios de México”, en la que se agrupan los presidentes municipales del PRD, PAN y PRI.

Asumirá esa posición en calidad de presidenta de la Fenamm, la “Federación Nacional de Municipios de México”, que es la organización de los alcaldes priistas. Ésta, junto con la ANAC, “Asociación Nacional de Alcaldes”, de los panistas, y la AALMAC, “Asociación de Autoridades Locales de México”, de los perredistas, conforman la Conamm.

Las tres organizaciones municipalistas decidieron hace un año trascender las barreras partidistas para hacer un frente común  a fin de poder erigirse en contrapeso de la Conago, “Conferencia Nacional de Gobernadores”, y tener trato directo con el presidente Enrique Peña Nieto.

La presidencia es rotativa, y es el turno de Bárbara.

Adriana Rodríguez Vizcarra.

Ya da muestra de haber tomado conciencia del año que le espera. 

Y ha empezado por el principio, como debió haber hecho desde que el gobernador Miguel Márquez la nombró para dirigir el Instituto de la Mujer Guanajuatense, Imug.

Con discreción, pero con consistencia, ha ido deshaciéndose del equipo que había quedado ahí enquistado, como regalo envenenado de su antecesora, Luz María Ramírez Villalpando, de negra memoria.

Se trata de un “staff” demasiado acostumbrado a la simulación, pero sobre todo a la evasión.

Más que en ayuda, ese personal se convirtió en un lastre el año pasado, cuando el asunto de la violencia contra las mujeres cobró una relevancia tal que en varios momentos rebasó al Imug, y al gobierno estatal en general.

Diversas medidas, nuevos programas, leyes y reformas después, incluso con un mayor presupuesto, la dejan con poco margen para la excusa.

El irresuelto “Caso Lucero”, entre los retrasos de la CNDH y las posposiciones de la PGJE, además de la pendiente “Alerta de Género”, podrían renovar el escándalo, que solo quedó en estado de latencia.

Tiene el desafío de hacer funcionar el “Código Naranja” como recurso de “transversalización” gubernamental, diseñar lo que habrá de ser el Centro de Justicia para Mujeres, la capacitación política de las mujeres…

Y, evidentemente, no podrá sola.

Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Don Giovanni

  • disqus
  • facebook