Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Despejado  /  14° C
Clima-Leon     León
  Despejado  / 18° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Despejado /  13° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Despejado  /  18° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Despejado  /  18° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Despejado  /  18° C
Inicio | Opinión |

Itinerario Político

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

Las diez razones para la reelección de Madero

Luego que El Universal hizo pública una escucha en donde el senador Ernesto Cordero recomienda al panismo “hundir” no sólo a Gustavo Madero sino a todo el grupo político del presidente nacional del PAN, la opinión pública entendió el tamaño de la disputa que libra en el partido azul durante más de un año.

Pero lo que pocos saben es lo que disputan detrás de una  pelea pela a muerte, a navaja limpia –a los ojos de todos–, y en donde los grupos de Felipe Calderón –que preside el político de párvulos Ernesto Cordero–, y de Gustavo Madero disputan no sólo la propiedad del partido sino el control político, las millonarias pre-rrogativas y, sobre todo, las candidaturas a gobernadores para el 2015 y la sucesión presidencial para 2018.

Dicho de otro modo; en la pelea por la dirigencia del PAN están en juego no sólo ricos gobiernos municipales, estatales y puestos al Congreso de la Unión y a los congresos locales, sino miles de millones de pesos en negocios lícitos y negocios sucios –como el de los casinos–, además de pre-rrogativas millonarias. 

Y es que hoy el PAN es mucho más que un partido político. El PAN es una franquicia para negocios que sacan de la nada a políticos de todo el país y los convierten en poderosos hombres de empresa. Y en el juego sucio del poder y la política han caído todos; tanto los “calderonistas” de Ernesto Cordero como los muchachos de Gustavo Madero.

La escena en el PAN es patética. La pelea se produce con un ventilador al centro, al que todos lanzan estiércol.  

Sin embargo, y a pesar del lodazal que salpica a todo el panismo, las evidencias dejan ver que está lista una formación astral para que en pocos meses se produzca la reelección de Gustavo Madero. ¿Y cuáles son esas evidencias?

DECÁLOGO DELATOR

1.- Que en los tres años de su ges-tión por terminar, Gustavo Madero se hizo del control total de seis de los siete estados que reúnen casi el 80% del voto azul de todo el país. Madero controla Nuevo León, con la dirigencia de José Alfredo Pérez Bernal; Jalisco, con Miguel Ángel Monraz Ibarra; Puebla, con Rafael Micalco Méndez; Distrito Federal, con Mauricio Tabe Echartea; Veracruz, con Enrique Cambranis Torres y el Estado de México, con Óscar Sánchez Juárez. El séptimo estado es Guanajuato, que se partió en tres grupos.

2.- Que la mayoría de los go-biernos que en 2012 apoyaron a Ernesto Cordero para buscar la candidatura presidencial del PAN, hoy son activos promotores de la reelección de Madero. Hablamos de los gobiernos de Sonora, con Guillermo Padrés; Puebla, Rafael Morena Valle y Baja California, con Kiko Vega. En Guanajuato el PAN se reparte entre los grupos de Gustavo Madero, de Juan Manuel Oliva y de Ernesto Cordero.

3.- Que si bien durante la pre-sidencia de Felipe Calderón en el PAN, el michoacano afilió a 200 mil panistas –y gracias a eso le ganó la candidatura presidencial a Santiago Creel–, hoy Madero tiene el control no sólo del aparato –y de la afiliación–, sino de los votos y de los gobiernos.

4.- Que una de las alianzas estratégicas de Gustavo Madero –de las alianzas conocidas como ganadoras–, es con el ingeniero Jorge Arturo Manzanera Quintana –que fuera operador estrella de Felipe Calderón–, y que es el responsable de la campaña ade-lantada de Rafael Moreno Valle, el gobernador de Puebla que cree que será candidato presidencial. Jorge Manzanera es jefe de un poderoso grupo de operadores políticos.

5.-Que a pesar de que hoy la figura más popular en el PAN se llama  Josefina Vázquez Mota, lo cierto es que la señora no tiene ningún control de la estructura partidista.

6.- Que si bien el segundo lugar en popularidad se llama Ernesto Cordero, lo cierto es que el senador tampoco tiene control de la estructura nacional del PAN. De hecho, Gustavo Madero ocupa el tercer lugar de popularidad, pero el primer lugar en control del partido. En esa misma lógica, Juan Manuel Oliva es el cuarto lugar en popularidad, pero tiene el segundo lugar en control del partido. Y podría quedar en segundo lugar de votación.

7.- Que a pesar de que Gustavo Madero renunciará al cargo de presidente en marzo para competir por la reelección –porque la elección se llevará a cabo en mayo–, mantendrá el control y el poder en las cámaras de Diputados y Senadores.

8.- Que con ese control, llegará a la elección de nuevo presidente con el mayor número de logros alcanzados por su partido en tiempos en que no tiene el poder presidencial. Es decir, que en la gestión de Madero se habrían hecho realidad un mayor número de reformas panistas, que aqué-llas que empujaron juntos los gobiernos de Fox y Calderón.

9.- Que al quedar en sus res-pectivos lugares los coordinadores parlamentarios impuestos por Gustavo Madero al Congreso de la Unión –nos referimos a Jorge Luis Preciado, en el Senado, y Luis Alberto Villareal, en San Lázaro–, se podrán aprobarían sin problema las leyes reglamentarias de las reformas constitucionales producto del Pacto.

10.- Que luego de todo lo anterior, la reelección de Madero es una condición fundamental para mantener viva la alianza del PRI con el PAN –o si se quiere entre Peña Nieto con el PAN--, y de mantener vivos los beneficios políticos para el partido azul. ¿A qué beneficios nos referimos?

IMPUNIDAD PACTADA

Como todos saben, en México y en el mundo, todo partido o grupo político que es echado del poder requiere de un salvoconducto para impedir que el nuevo grupo que accede al poder inicie una cacería de brujas. Y la pérdida del poder del PAN en julio de 2012, no es la excepción.

Por tanto, los panistas de los grupos políticos de Gustavo Madero y de Ernesto Cordero tienen una larga y retorcida cola que les pisen. Y pragmático como es, el gobierno de Enrique Peña Nieto se encargó recopilar evidencias del cochinero azul en la última década. Así, por ejemplo, tiene suficiente combustible para una pira que quemaría a los azules no sólo de los dos bandos, sino de gobiernos como Sonora, en donde las pillerías están a la vista de todos.

Por eso, en el gobierno de Peña Nieto saben bien quienes son Gustavo Madero y Ernesto Cordero. Saben de qué pie cojean. Y por eso decidieron una alianza con el PAN de Madero –y rechazaron aliarse con Cordero–, y difícilmente cambiarán de caballo a medio carrera. Por todo eso, Madero tiene casi segura la reelección. Al tiempo.

EN EL CAMINO

No salen de la crisis michoacana y en el gobierno federal se han metido a una peligrosa crisis sanitaria, por lo que parece una epidemia de influenza A H1N1. ¿Qué están esperando para hacer los cambios que se requieren de manera urgente en el sector salud? ¿Más muertes por influenza? 

twitter-@Ricardo Aleman Mx |www.ricardoaleman.com.mx 
Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Ricardo Alemán

  • disqus
  • facebook