Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Despejado  /  22° C
Clima-Leon     León
  Despejado  / 21° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Despejado /  20° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Despejado  /  21° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Despejado  /  21° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Despejado  /  21° C
Inicio | Opinión |

Otras voces

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

Una receta para transformar nuestras Ciudades 

 

“Alguna vez se pensó que el genoma era el plan para un organismo vivo, como una combinación del plan del arquitecto para un edificio y la lista de materiales del constructor.  Especificaba las partes, los bloques de construcción, y, de alguna manera, el diseño del conjunto, la forma en que se van a poner juntos”.  

 Iain McGilchrist.

Psiquiatra, doctor y escritor inglés.

Si seguimos al pie de la letra una receta para hacer un buen pastel colocando en orden y medida los ingredientes necesarios, al final obtendremos un buen pastel.

Si seguimos al pie de la letra los planos arquitectónicos para la construcción de una casa, al final veremos la casa de tamaño natural planeada por el arquitecto tal como era la ilustración o la maqueta de la misma.

La receta que se ha seguido en los últimos 70 años para “construir” ciudad es más o menos la siguiente:

Separa cuanto puedas las zonas de acuerdo a la actividad: Pon las casas por un lado, el trabajo por otro, el ocio por otro, el comercio y la industria por otro y divide aún más lo que quede de la ciudad con amplias y costosas vías rápidas priorizando la movilidad en automóvil por encima de cualquier otro tipo de movilidad…y que las personas se desplacen de una a otra zona como puedan.

Así de simple y cruda, esta receta se ha seguido al pie de la letra y ha dado como resultado las ciudades distantes, dispersas y desarticuladas que son el patrón actual, una fórmula terriblemente nociva para la humanidad que ha venido destruyendo el tejido social y familiar incluyendo desde luego nuestras ciudades en Guanajuato.

Como presidente del Iplaneg y como ciudadano común y corriente me queda muy claro que ésta fórmula está agotada y mientras más pronto se  aniquile mejor, estoy convencido de que para construir verdaderas Ciudades Humanas es necesario cambiar de fórmula e ingredientes de ahí nuestra insistencia en aprovechar todos los medios a nuestro alcance y todas las oportunidades que se nos presentan para predicar y reiterar esta necesidad.

Como lo hemos propuesto una y otra vez, la fórmula para crear estas Ciudades más Humanas consiste prácticamente en hacer lo contrario de lo que se ha venido haciendo: crear espacios públicos llenos de vida y actividad, construir “dentro” de las ciudades aprovechando los extensos predios baldíos, acercar y mezclar las zonas de ocio, trabajo, comercio, escuela y vivienda, priorizando la movilidad a pie, en bicicleta y en transporte público sobre el automóvil. 

Los ingredientes son los espacios públicos, las banquetas anchas, las ciclovías en todas las calles de la ciudad, el transporte público accesible, eficiente y de calidad, los bulevares con generosas banquetas para el peatón, ciclovías y carriles confinados para el transporte público y los estacionamientos suficientes para que los autos no se estacionen en la vía pública.

Aunque hay una aceptación generalizada de esta receta y estos ingredientes, persiste la inercia, la continuación de proyectos que se iniciaron sin estas consideraciones y muchas de las obras que hoy en día se vienen realizando en los municipios siguen siendo parte del modelo anterior. Considero que el Iplaneg bien puede o debe ser el filtro para revisar los proyectos y asegurar que se edifique en el sentido correcto.

El reto es que la fórmula y los ingredientes de las Ciudades Humanas se diseminen en sociedad y gobierno y, extrapolando los términos del doctor McGilchrist se convierta en el ADN que contiene el plano y la receta, o el código con las instrucciones necesarias, de manera que cada peso destinado a obra pública, cada proyecto municipal, cada apoyo estatal o federal para obra se transforme en un ladrillo más en la construcción evolutiva de estas Ciudades Humanas, que irán reintegrando el desgarrado tejido social y familiar, mejorando la calidad de vida y la equidad entre la población.

 

 

 [email protected]Presidente del Iplaneg

 

Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Javier Hinojosa

  • disqus
  • facebook