Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Principalmente Nublado  /  16° C
Clima-Leon     León
  Principalmente Nublado  / 26° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Principalmente Nublado /  22° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Principalmente Nublado  /  26° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Principalmente Nublado  /  26° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Principalmente Nublado  /  26° C
Inicio | Opinión |

Chispitas de Lenguaje

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

*¿…en beneficio de…?

Es sorprendente la cantidad de personas que recitan de memoria el listado de preposiciones (a, ante, cabe, con, contra, de, desde, etc.). Y sostengo que es sorprendente porque de igual forma me extraña que a esas mismas personas les sea imposible identificar las preposiciones en oraciones o reconocer cómo deben usarse. Entonces, ¿de qué sirvió memorizarlas?  Es el caso de oraciones donde incluyen lo que encabezo. 

Las preposiciones son palabras de enlace. Su función es conectar los elementos de la oración. Con ello dan sentido al enunciado. Es preferible entenderlas mediante ejemplos, que tratando de definirlas. La preposición ‘para’ introduce en el enunciado sentido de ‘rumbo’, ‘dirección’ o ‘intención’. «Voy para casa de mis padres» (rumbo); «El Norte está para allá» (dirección); «Hago ejercicio para mejorar mi salud» (intención). 

La variación de sentido se debe al tipo de verbo y complemento. Es decir, que los elementos se vinculan con esa preposición si ese es el giro que deseamos expresar. Hay preposiciones que introducen un sentido similar, pero no es idéntico. Tenemos casos como ‘para’ y ‘a’ o ‘de’ y ‘desde’. Podría funcionar de forma similar en: «Voy para casa de mis padres» / «Voy a casa de mis padres». Pero en el primer enunciado no necesariamente es el destino, en tanto en el segundo sí lo es. Pero, a pesar de la similitud, en los otros ejemplos del párrafo anterior, pierden totalmente sentido las oraciones. La conclusión es inevitable: su coincidencia en algunos casos no un uso indistinto.

Ahora, la preposición ‘en’ vincula los elementos introduciendo sentido de ‘dentro’ o ‘sobre’, entre otros: «Las llaves están en el escritorio», bien puede podrían estar encima del mueble o dentro, en algún cajón. 

Me he centrado en las preposiciones ‘para’ y ‘en’ porque en diversos medios de comunicación, así como textos oficiales –particularmente en informes de Gobierno de los distintos ámbitos de competencia–, he leído «…en beneficio de…»: «Se electrificó la colonia […] en beneficio de 3 mil habitantes», «Se asfaltaron 14 kilómetros de carretera en beneficio de 500 habitantes», etc. Este uso está muy extendido, pero a mi juicio es inadecuado. Creo yo que convendría mejor la preposición ‘para’, pues el sentido es ‘intención’ y no ‘dentro’ o ‘encima’. 

Imprecisiones como la anterior están muy difundidas. Lo mismo sucede con «En base a…». Un elemento que sirve de base (física o conceptualmente) no puede contener otro elemento. Su posición física únicamente puede ser ‘encima’ o ‘sobre’ y la conceptual es ‘a partir de…’, pero no dentro. Cierto es que la preposición ‘en’ también tiene sentido de ‘encima de’. Sin embargo, como queda imprecisa la intención, es preferible precisar: «Sobre la base de…», «con base en…» o «basado en…». 

Las preposiciones deben estudiarse con base en el sentido que insertan en la oración, para descubrir el matiz en la vinculación de elementos. Por tanto, es inconveniente obligar a las personas que las memoricen, pues ello no propicia un uso adecuado de ellas. Los exámenes serán aprobados, pero la actividad profesional dejará mucho qué desear, como se observa en los medios y en los documentos oficiales.

 

 

[email protected] 

Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Enrique R. Soriano Valencia

  • disqus
  • facebook