Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Despejado  /  16° C
Clima-Leon     León
  Despejado  / 13° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Despejado /  14° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Despejado  /  13° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Despejado  /  13° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Despejado  /  13° C
Inicio | Opinión |

El Correo imaginario

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

Máquina  del barrio

Lo único que lograron fue colgar sus tenis en el cable de la luz.

Salí de casa caminando, las viviendas de interés social son cálidas, bonitas, incoloras, monótonas, invitando a la igualdad y a la linealidad. Promueven la convivencia vecinal y por inercia la privacidad se omite casi en totalidad, disfrutando de la pleitesía de un “buenos días” a expensa de ser un contexto lleno de carencias económicas: la Colonia Convive de León, Guanajuato. 

Pensaba mientras caminaba por la cuadra, ¿cómo se supone que me sienta orgulloso de mi comunidad?, ¡si la culera no funciona!, no hay trabajo, no hay herencias, no hay patriarcas, ¡aquí se respeta a quien se droga y te asalta!, ¿dónde están las autoridades gubernamentales que se supone tienen que velar por nuestro bienestar?

Quien más problemas tiene en casa, y que por consecuencia mejor pelea, es quien decide tu  carrera, quien decide tu futuro, es quien desde pequeño con argumentos fantásticos aboga  por el pandillaje y te hace repudiar la escuela.

Jamás me jacté de ser el sano, el amigable, ni siquiera el villano, quizás el malo, pero de  los que se portaban bien. Pelee hasta que ya no pude esconderle a mi madre que los golpes no eran por caídas de bicicleta. No me drogaba, y menos cuando la obligación  residía en  injerencias hacia mi hombría. Salí del sistema, del círculo vicioso del barrio, soy de barrio, sí de barrio de personas que madrugan  pa’la chamba, no de banda en la esquina tomando cerveza, sí de barrio de convivencia y de información para el vecino, que como un gran ejemplo de incubadoras de valores, le exige a sus habitantes vivir bien, con lo que se tiene y como se obtenga. 

¡No hay golpe que me haya llegado sin que yo esté apretando la quijada!,  no hay sueño que   haya detenido mi andar, aun cuando se escucharan gritos en mi espalda me recordaba: ¡camínale  cabrón! Nunca tomé una decisión dejando que el resultado mermara mi espíritu, siempre pensé en dos posibles y viables salidas, cuatro coartadas, y si el péndulo de la vida se fuera con cosas buenas y regresando viniera a mí con las malas, siempre mantuve limpia mi mirada, nada mejor que responder a situaciones malas con la mirada limpia y aliento a tabaco, después de todo, posiblemente una situación mala desemboque en muerte, ¡nada  más mortal que meterse al cuerpo monóxido de carbono!

Mortal, para los que buscamos un cambio, no es una línea de salud; mortalidad debe entenderse como el cuerpo que es una máquina y esta máquina algún día dejará de funcionar, ¿cuándo?, no lo sé, venimos a este mundo sin previo aviso, por ende nadie ha visto un instructivo o un contrato, no hay seguridad de permanencia en ningún acto. Poetas, dibujantes, lectores, grafiteros, músicos, chingones para un tiro, raperos, mamás  solteras, hijos huérfanos, estudiantes, marihuanos y literatos: seamos todos una máquina de barrio, una máquina que se oxida, que se acaba, actúa con esa limitante, pero que no se da por vencido en una vida carente, mañana moriré díselo al del espejo, así que hoy para adelante, cuando llegue del trabajo, le prepararé de cenar a mi madre, hoy saldré para adelante.

 

* Este es un texto producto de los talleres que el colectivo está impartiendo a jóvenes de Chapalita, Convive y La Joya de León. http://gestionimaginariamx.wix.com/imaginario

Califica este artículo
4.33

Más de Opinión

Más de “Spok” (*)

  • disqus
  • facebook