Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Principalmente Nublado  /  25° C
Clima-Leon     León
  Principalmente Nublado  / 31° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Principalmente Nublado /  29° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Principalmente Nublado  /  31° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Principalmente Nublado  /  31° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Principalmente Nublado  /  31° C
Inicio | Opinión |

Reflexión ciudadana

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font


La equidad y el proceso electoral en el PRI

AAún cuando el Partido Revolucionario Institucional es de alcance nacional, no siempre se ha tratado a las representaciones estatales con el mismo rasero. Cuando el mundo se tornó unipolar, el país se vio en la necesidad de desmantelar el Estado Promotor de Bienestar, que fue una entidad sólida y reconocida mundialmente por la estabilidad lograda en materia social, política y económica.

Sin embargo la caída de la Unión Soviética, dejó a la humanidad con un solo modelo económico: el capitalismo, engallado ante las derrotas sufridas en la ONU y dispuesto a tomar revancha contra las clases políticas surgidas bajo la vigencia del Estado Promotor de Bienestar.

Apenas el mundo comienza a sacudirse la pesada loza que sobre el tercer mundo lanzó el neo liberalismo. Todos los partidos del mundo promotores de la justicia social, sufrieron los embates de los instrumentos de dominación capitalista y el PRI, no fue la excepción.

El estado de Guanajuato, dicho por un exgobernador, fue seleccionado como laboratorio para implantar las doctrinas neo liberales. La historia es de sobra conocida.

Ahora que el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) envía a un dama como su delegada, muchos priistas se preguntan si habrán concluido los efectos de la concertacesión y la intervención de poderosos personajes que invadieron la soberanía del Estado y determinaron que fueran los acuerdos y no los procesos democráticos quienes decidieran el futuro del Estado.

Si la delegada desea llevar al proceso bajo la égida de la equidad, aunque sea nuestra vecina, tendrá necesidad de hacer un análisis histórico desde el punto de vista ético, para que el PRI, en la era de Peña Nieto, en el Estado de Guanajuato, deje atrás una era de incertidumbre.

Dicen los que dicen saber, que la equidad es la afortunada rectificación de la justicia. El PRI de Guanajuato requiere para volver a la normalidad republicana, de un tratamiento especial, en donde no se protejan los poderes de hecho, surgidos a la sombra de las concertacesiones, sino bajo la vida institucional que promueve con tesón y valentía el Presidente de la República.

La simulación deberá desterrarse de la práctica política, surgida en la coyuntura de gobernantes que se prepararon en el extranjero, para gobernar un país que solamente existió en la mente de quienes veían con recelo el desarrollo de México, en medio de una crisis mundial generada por la ingobernabilidad, surgida de los ataques a los Estados Nacionales para debilitarlos y hacer posibles los planes de los poderes fácticos transnacionales.

El PRI de Guanajuato existe a pesar de todos los esfuerzos rea-

lizados para desmantelarlo, para desanimar a quienes tomaron la estafeta del nacionalismo revolucionario y la sociedad igualitaria como tesis pilares del surgimiento y desarrollo del Estado mexicano: democrático, representativo y federal.

La delegada deberá investigar sobre la lealtad de algunos militantes y dirigentes de su partido, en la pasada elección federal en la que contendió el Lic. Peña Nieto. Tratar igual a los iguales y desigual a los desiguales es un buen principio para conducir el proceso con equidad.

Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Tomás Bustos Muñoz

  • disqus
  • facebook