Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Soleado  /  17° C
Clima-Leon     León
  Soleado  / 24° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Soleado /  19° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Soleado  /  24° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Soleado  /  24° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Soleado  /  24° C
Inicio | Opinión |

Otras Voces

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font


Las mujeres y la reforma político-electoral

El viernes pasado el presidente de la República promulgó la reforma constitucional en materia político electoral. 

Sin duda, pese a las críticas y a lo que falta aún por construir en esta materia, la reforma abonará al perfeccionamiento de nuestra  democracia. Muchos son los retos en la construcción de la le-

gislación secundaria que deberá regular a nada menos que un nuevo órgano electoral de carác-

ter nacional, el establecimiento de las reglas para  la reelección de legisladores, las candidaturas independientes, la Fiscalía General de la República, la autonomía  del Coneval, entre otros aspectos. Pero aprovecharé estás líneas para referirme a la obligación que tendrán  los partidos políticos para garantizar que las candidaturas a cargos legislativos en el orden federal y local estén conformadas por el 50 por ciento de integrantes de distinto género. 

Esta nueva obligación garantizará la paridad en las candidaturas a cargos legislativos y tendrá como consecuencia que cada vez tengamos congresos más igualitarios en su conformación. Desde 2002, hemos logrado cambios legislativos que han venido transformando la realidad para permitir que cada vez más mujeres accedan a espacios de toma de decisión. 

La reforma constitucional que establece la paridad legislativa tendrá los siguientes aspectos positivos:

• En principio terminará con las interpretaciones que se habían generado en torno a la cuota de género establecida en las disposiciones electorales federales y a la excepción prevista para casos de candidaturas  que se decidían por métodos democráticos al interior de los partidos, esta disposición hizo que por varios años, solamente en las candidaturas plurinominales se garantizara la cuota, lo que trajo como consecuencia la sentencia emitida por el Trife en noviembre de 2011 y que obligó a todos los partidos a garantizar la misma en candidaturas de mayoría. Con el establecimiento puntual en la Constitución de la obligación de los partidos de garantizar la paridad, este problema termina. 

• La cuota de género ya no será del 40 por ciento, pues la disposición constitucional establece que los partidos garantizaran que el 50 por ciento de candidaturas a cargos legislativos serán  integradas por candidatos de distinto género, es decir logramos la paridad en la conformación  de las candidaturas, pues a pesar de que la población mexicana está integrada por el 52 por ciento de mujeres, por razones culturales e institucionales  las mismas históricamente habían quedado  fuera de la toma decisiones.

• Otra gran noticia es que la disposición constitucional abarca, no solamente los cargos legislativos en el ámbito federal, sino también en lo local. Ahora, pese a la resistencias que habían tenido los congresos locales para generar legislaciones que permitieran de manera efectiva el acceso de más mujeres a estos espacios (especialmente en nuestro Estado), hoy la reforma obliga también a que los partidos integren las candidaturas a diputaciones locales con el 50 por ciento de mujeres. 

La reforma en suma, es una gran noticia para todas las mujeres, porque ahora es posible que la mitad de los congresos federal y locales estén integrados de manera paritaria y que las mujeres que los integren promuevan reformas, integración de presupuestos y acciones afirmativas a favor de todas las mujeres mexicanas. 

El riesgo, que los partidos políticos no observen el principio de paridad en distritos ganadores. 

Lo que falta: buscar que lleguen más mujeres a las gubernaturas  y a las alcaldías, mucho más allá del 6% por ciento de mujeres que hoy son alcaldesas.     

Pero pese a todo ello, hoy las mujeres en México hemos ganado una gran batalla en camino al pleno reconocimiento de nuestros derechos.

Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Pilar Ortega

  • disqus
  • facebook