Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Parcialmente Nublado  /  26° C
Clima-Leon     León
  Parcialmente Nublado  / 31° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Parcialmente Nublado /  30° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Inicio | Opinión |

Itinerario Político

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

La “autodefensa” que todos llevamos dentro

 

Cuando hace casi un año aparecieron grupos de “autodefensa” en Michoa-cán –fenómeno social producto del fracaso del Estado en materia de seguridad–, muchos se rasgaron las vestiduras y otros se escandali-zaron por la confirmación del Estado fallido en Michoacán.

Sin embargo, pocos “voltearon el dedo” para reconocer que el fenómeno de “autodefensa” ni es nuevo ni exclusivo de los michoacanos. En realidad muchos hemos recurrido o recurrimos cotidianamente a por lo menos una expresión de “autodefensa”, ante los fracasos del Estado, gobiernos e instituciones. ¿Cuáles fracasos?

Por ejemplo, cuando el señor Andrés Manuel López Obrador o políticos de la llamada izquier-da, del PAN o del PRI recurren a hospitales privados para ser atendidos en lo cotidiano o durante una crisis como la de un infarto, los mueve un reflejo elemental de supervivencia, idéntico al de las “autodefensas” de Michoacán. ¿Por qué? Porque esos políticos acuden a hospitales privados ante el fracaso de no pocas instituciones públicas de salud.

Cuando el señor López Obrador, igual que todos los políticos de las izquierdas, igual que los del PAN y del PRI  paga universidades privadas para educar a sus hijos, lo hacen porque creen que las universidades públicas –y la educación pública en ge-neral–, son de mala calidad. Esa es una “autodefensa” contra la mala educación estatal; igual que las “autodefensas” de Michoacán se defienden de la mala o nula seguridad del Estado.

En el fondo, todos o casi todos recurrimos de manera cotidiana a una o más modalidades de “autodefensa”, ante las fallas del Estado. Por ejemplo, en las colonias pudientes de las zonas metropolitanas de todo el país son comunes los fraccionamientos cerrados, cercados, de calles bloqueadas, con seguridad privada y guardias armados. ¿Por qué?

Porque igual que en los municipios michoacanos de la “tierra Caliente”, los habitantes de esas exclusivas colonias o fraccionamientos prefieren pagar “autodefensas”, ante la ineficiencia de la seguridad pública y el fracaso de las instituciones de seguridad. Y el tema de la “exclusividad” –que de suyo es otra forma de “autodefensa” clasista–, llega a niveles de risa cuando los propios criminales se esconden en los fraccionamientos más exclusivos del país. 

Y acaso el ejemplo emblema de las “autodefensas” lo muestran los políticos y los ciudadanos acaudalados, con el uso de exclusivos y costosos autos blindados y el empleo de guardaespaldas y escoltas de protección y seguridad. ¿Qué son, si no una eficiente autodefensa” el auto blindado, las escoltas y las armas de éstos? 

Más, entre las “autodefensas” que todos llevamos dentro –y que pocos ven y la mayoría se niega a reconocer–, están el pago del seguro del automóvil por causales como robo; los sistemas de alarma para prevenir robo en casas y propiedades; las mallas electrificadas en propiedades privadas, los perros de ataque, los circuitos cerrados de vigilancia; los controles  de acceso a instalaciones, con lectores biométricos y otros sistemas sofisticados de seguridad. El principio que mueve al uso de todos esos sistemas es el mismo que motivó la creación de las llamadas “autodefensas” michoacanas.

Pero hay más. Muchos otros se escandalizaron cuando el titular de Gobernación, Miguel Osorio y el comisionado para Michoacán, Alfredo Castillo, anunciaron la regularización de las “autodefensas” michoacanas. ¿Pero qué creen? Que tampoco es una novedad. Hoy, en la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), existe una Dirección General de Seguridad Privada (DGSP), que precisamente regula a las empresas privadas de seguridad. Esas empresas son autodefensas reglamentadas y su finalidad es la misma que las “autodeensas” michoacanas.

Y cuando Miguel Osorio y Alfredo Castillo regularizan las “autodefensas”, en realidad siguen el mismo protocolo que la CNS dispone en la DGSP para 914 empresas de seguridad privada que operan de manera legal y que, entre otras cosas, están obligadas a “regular los servicios de seguridad privada a cargo de particulares en la República Mexicana, conforme a lo dispuesto por la Ley Gene-ral, la Ley Federal de Seguridad Privada y la Ley Federal de Armas de Fuego”.

Y es tal el éxito de las autodefensas privadas, que el 29 de enero se llevó a cabo, en San Luis Potosí, la Primera Feria de Profesionales de la Seguridad Privada, mientras en Toluca aumentó en un año 15% la contratación de seguridad privada en fraccionamientos y colonias. La autodefensa es de quien la trabaja. Al tiempo. 

 

 

twitter-@Ricardo Aleman Mx |www.ricardoaleman.com.mx 

Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Ricardo Alemán

  • disqus
  • facebook