Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Despejado  /  22° C
Clima-Leon     León
  Despejado  / 21° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Despejado /  20° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Despejado  /  21° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Despejado  /  21° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Despejado  /  21° C
Inicio | Opinión |

Yerbamala

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font


Isaac Piña Valdivia

1.- Doscientos sin cobrar…

Desde el 15 de diciembre pasado, alrededor de 200 empleados del Gobierno del Estado, adscritos a la Comisión de Deporte del Estado de Guanajuato, CODE, no han recibido su paga.

Ellos prestan sus servicios en cinco oficinas regionales de la CODE y en los macrocentros deportivos de Guanajuato, Celaya, León e Irapuato.

Hasta ahora, ninguna instancia del Gobierno del Estado se hace responsable. Para la desesperación de los empleados, se pasan el problema de la CODE, hoy a cargo de Isaac Piña Valdivia, a la Secretaría de Finanzas, cuyo responsable es Ignacio Martín Solís, y viceversa.

Como se recordará,  Piña entró en sustitución de Ángel Alberto Robles, quien fue removido el 21 de diciembre por el gobernador, Miguel Márquez, a consecuencia de su pésima administración. Aunque, a pesar de ello lo premió con la dirección del “Centro de Estudios Superiores de Educación Especializada”.

A los empleados de la CODE los dejaron sin aguinaldo ni demás prestaciones. Ahora les han prometido el pago, sólo retroactivo al ocho de enero, lo cual significa que no les pagarán una quincena y media.

El problema de fondo de los empleados de la CODE es el contrato semestral al que los tienen sujetos. Es un contrato leonino. No les permite tener ningún derecho y los pueden despedir sin mayor trámite. A la indefensión e incertidumbre laborales se suma el nulo derecho a prestaciones sociales.

Lo más escandaloso es que sea el Gobierno de Guanajuato, el responsable en “observar y hacer observar la ley”, el primero en violarla.


José Isaac González

2.- A ver si ahora sí…

Ayer visitó el estado el titular de la Profepa, Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, Guillermo Javier Haro Bélchez, para empezar a hacerse cargo de los “pasivos ambientales” de la dependencia, los cuales desde hace décadas deterioran la calidad de vida de los guanajuatenses.

Algo que irritó a Haro Bélchez fue la ausencia del alcalde salmantino, Justino Arriaga Rojas, quien mandó en su representación al secretario del ayuntamiento, José Antonio Ramírez Rangel.

Porque el encuentro lo ameritaba, la firma de un convenio para establecer en Salamanca una oficina de la Profepa. Ésta se juzga necesaria para atender las denuncias ciudadanas y para el cumplimiento del “Proaire” regional.

Lo que resalta es que el delegado de la Profepa en Guanajuato, José Isaac González, no está haciendo su tarea. No logró el compromiso de Justino Arriaga, ni atiende las funciones que ahora cubrirá la nueva oficina de la Profepa. Acaso algo sepa de política, pero de gestión ambiental ya se ha visto que no.

Haro Bélchez regresará en un par de semanas a Guanajuato. Viene a firmar un convenio con “Química Central”, la empresa que ha contaminado con cromo desde hace más de cuatro décadas. Se trata de una de las consideradas “bombas” de contaminación más grandes del país.


Antonio Salvador García

3.- Des-concierto gubernamental

Mientras el gobernador, Miguel Márquez, defiende su propuesta de cancelar la posibilidad de que haya nuevos “table dance” con el argumento de que no se trata de un “tema moral”, el secretario de Gobierno, Antonio Salvador García López, opina distinto. Dice que sí, se trata de “rescatar los valores”.

“Estamos viviendo día a día una descomposición social que en muchas ocasiones son elementos que contribuyen a eso, incluso a la desintegración familiar”, precisa.

Márquez señala que en lo que él respecta “cada quien puede hacer de su vida lo que le guste”, incluso asistir a los “tables…”. También refiere el objetivo de impedir la trata de personas…

Ambos coinciden en que la propuesta ya está en manos de los diputados, y a ellos les toca decidir. En tanto, sin embargo, hay un debate que crece y sería muy útil que para enfrentarlo el discurso oficial se armonizara.


Yulma Rocha

4.- El silencio es mejor…

Ayer, la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales aprobó la reforma al artículo 1° constitucional en el que se incluye la prohibición de la discriminación por preferencia sexual. La propuesta original fue del PRD, y a ella se oponían los diputados del PAN.

Pero esta vez no. Los diputados priistas Yulma Rocha y Luis Felipe Luna Obregón iban preparados para el debate, pero los diputados panistas ni siquiera hablaron para explicar el dictamen.

El presidente de la Comisión, el panista Óscar Arroyo, se limitó a informar de la aprobación unánime. De oponerse, los panistas habrían ganado, porque tienen cuatro votos y los opositores tres.

Fernando Torres Graciano.

Luego de largos años de aprendizaje, protegido en sus diversas etapas por varios padrinos, el senador enhebra sus “grillas” con habilidad. Obviamente, dedica más tiempo a ellas que a la tarea legislativa.

Una vez asegurado su piso guanajuatense, con gente suya, que fue colocando en el Poder Judicial, el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, el Tribunal Electoral…y con las diversas trincheras dentro del PAN que le respeta el presidente estatal, Gerardo Trujillo, se ha metido de lleno al pleito nacional por la sucesión panista.

Su poder local, ironías de la vida, lo fue afianzando a la sombra del exgobernador Juan Manuel Oliva Ramírez

Con tesón, mientras Oliva se embriagaba con las mieles del poder y del dinero público, Torres Graciano “colonizaba” a la administración y al PAN. A grado tal, que cuando Oliva despertó no tenía posiciones en el PAN… ya eran del senador.

Ahora, en la oposición contra el líder nacional panista, Gustavo Madero, se adhiere a la teoría de la coalición entre el senador Ernesto Cordero, la excandidata presidencial Josefina Váquez Mota y Oliva.

De ese frente, sólo quedaría uno para competir con Madero. Pero Torres Graciano no considera a Oliva, ni se compromete con él. Le regatea el apoyo y hasta la posibilidad. Se ha hecho visible, dice, pero “ya veremos…”.

Algunos podrían hablar de ingratitud…

Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Don Giovanni

  • disqus
  • facebook