Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Parcialmente Nublado  /  31° C
Clima-Leon     León
  Parcialmente Nublado  / 31° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Parcialmente Nublado /  27° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Inicio | Opinión |

Otras voces

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

Manual para emergencias

 

Ante el más reciente atentado a la seguridad pública acambarense uno de los hechos más preocupantes es la normalización del hecho delictivo entre la ciudadanía, la indiferencia es sin duda un fenómeno dramático, comenta Carla Miranda Chigüindo especialista en temas de seguridad y agrega, “parece que la autoridad le apuesta a que se enfríe el asunto, sin que haya una respuesta clara de por medio”.

La catedrática en la Universidad Autónoma de México analiza la circunstancia geográfica de Acámbaro cuyo límite con Michoacán ha sido excusa para explicar el aumento delictivo en el municipio,  lo que interpreta como una respuesta poco satisfactoria que ignora por completo la estrecha relación histórica y cultural que existe entre los acambarenses y los michoacanos. La explicación es más profunda, “tiene que ver con todo aquello que ha impedido que se satisfagan las necesidades de una población que va en aumento. Además hay una tendencia a añorar el pasado sin un referente claro hacia el futuro”.

De origen acambarense Miranda Chigüindo comenta que un verdadero blindaje ante la violencia va más allá de lo que las autoridades estatales pretenden reforzar en términos de equipo y personal de seguridad con inversiones millonarias. 

“Las tácticas de Seguridad son absolutamente necesarias, la operación policial trabaja con inteligencia y nos permiten pensar que tienen la capacidad para generar estrategias, pero este blindaje no resulta efectivo cuando se hace sólo desde la perspectiva de la seguridad pública, sobre todo cuando no se considera a la sociedad para poder integrarla y hacerla corresponsable. Blindaje querría decir una estrategia inclusiva, en Italia o Colombia  lo lograron cuando la autoridad tuvo la voluntad y el compromiso de dar la batalla con los ciudadanos  bajo el amparo de la legalidad”.  

La fórmula según la experta acambarense sería: gobierno y sociedad contra la delincuencia igual a erradicación del crimen; en lugar de gobierno y delincuencia contra sociedad igual a indiferencia, igual a ciudadanía armada, igual a muerte.  Pero no es tan sencillo como parece, sobre todo ante instituciones que han sido vulneradas y ante la criminalidad infiltrada hasta los más altos niveles, se entiende que para lograr esta alianza ideal se necesita un  liderazgo valiente, honesto, pero ¿quién se atreve a hacerlo?

Miranda agrega que aunque es cierto que las instituciones no tienen elementos legales para actuar como quisieran  y que la población también tiene responsabilidad en el avance de la corrupción, los gobiernos no pueden trabajar aislados, deben buscar estrategias regionales, interestatales que optimicen recursos, que atraigan programas.  

Bajo este esquema se entiende que cualquier autoridad que pretenda combatir el crimen de manera honesta debe comenzar por recuperar la confianza de los ciudadanos,  se vuelve entonces necesaria  la comunicación, es decir, la sociedad debe recibir información responsable y oportuna sobre lo que sucede en su entorno: el silencio se convierte en un mensaje de vacío institucional que se traduce en pérdida de liderazgo, un lujo que no pueden darse en este momento quienes realmente quieran erradicar la violencia. 

Califica este artículo
5.00

Más de Opinión

Más de Emma Aguado

  • disqus
  • facebook