Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Despejado  /  16° C
Clima-Leon     León
  Despejado  / 12° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Despejado /  9° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Despejado  /  12° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Despejado  /  12° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Despejado  /  12° C
Inicio | Opinión |

Otras voces

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

Riesgos que enfrentan actualmente los países

 

Diariamente al abrir las páginas de los diarios o encender la televisión, nos encontramos con imágenes terribles de donde los pueblos se enfrentan sin saber en qué situación acabará su país, que cuanto más desgarrado, más débil y propenso a ceder una mayor parte de una soberanía grandemente menguada por las acciones financieras encaminadas a despojarles de sus mendrugos. 

Por otra parte, encontramos a personajes cuya función sería informar a su pueblo para evitar el sufrimiento de aquellos pueblos que han caído en la locura de intentar resolver sus problemas con la violencia, en desacato a una ley universal que afirma: a toda acción corresponde una reacción de igual intensidad pero en sentido contrario. 

Pero con tristeza nos encontramos frecuentemente al recibir la información, que ha sido convertida en un acto mercantil, donde el mismo emisor, tiene los contratos que le obligan a mostrar una faz de la realidad distorsionada, para beneficio del interés que defiende por una paga. 

En fechas recientes nos informaron que “una primavera recorrería parte importante del continente Africano”; luego  nos dimos cuenta que los impulsores en su país, de aquella bella estación, eran criminales más feroces que los dictadores que combatían. 

Los “insurgentes”, con lo que el vocablo significa, no eran tales, sino mercenarios, al servicio de los poderosos intereses económicos deseosos de cambiar de interlocutores, más baratos y escasos de patriotismo. 

Los fenómenos que apreciamos a través de los medios, en Venezuela y Ucrania, antes los vimos en otras partes y lo que en ellos se muestra, es el impulso que recibe el mercado de las armas. Los dueños del mundo arman a unos contra otros; siembran enconos, pero venden armas a los enfrentados... y luego piden mediadores o que los gobiernos entreguen la plaza desde el interior, les sirven.

Los gobiernos de los países soberanos, sufren hoy como ayer, la acechanza y el acoso de los poderosos que se convierten en agresión cuando no acceden a entregarles “por las buenas” lo que apetecen.

Es desalentador escuchar a los personajes con aspecto de personas probas, emitir juicios cuyo apoyo parece ser la ciega obediencia a quienes al frente de la pantalla o el micrófono a condición de manifestarse partidario o enconado enemigo de quienes no coinciden ideológicamente o militan en el bando contrario al de sus patrones. 

La corrupción no consiste tan sólo en disponer de dinero sin derecho, sino también en obstaculizar el paso a la verdad; pero cuando se hace tan grotescamente como ocurre en estos días frente al problema que enfrentan los venezolanos, la agresión se vuelve contra ellos mismos, la desconfianza se enseñorea y la credibilidad desaparece. 

La confianza debe prevalecer en el seno de la sociedad para generar la sana convivencia. Un país es tan fuerte cuanto tenga valor la palabra empeñada, cuanto los habitantes del mismo respeten los derechos de los demás, independientemente de la efectividad del poder público para hacer cumplir la ley. 

Fortalecer al país, implica necesariamente robustecer las instituciones que lo conforman. Un país divididocomo un gobierno partido, sin consciencia de solidaridad institucional, se debilita y es suceptible de caer en la anarquía, con lo cual, se facilitan acciones como las que los poderosos propician en Venezuela y Ucrania. 

Califica este artículo
0

Más de Opinión

Más de Tomás Bustos

  • disqus
  • facebook