Opinión

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Principalmente Nublado  /  24° C
Clima-Leon     León
  Principalmente Nublado  / 27° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Principalmente Nublado /  27° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Principalmente Nublado  /  27° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Principalmente Nublado  /  27° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Principalmente Nublado  /  27° C
Inicio | Opinión |

Palabras Mayores

Por

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font

 

Desde la tercera cuerda

Este fin de semana, Javier Salazar Soni nuevo secretario de Seguridad Pública en León puede estar relativamente tranquilo. La primera prueba la ha superado satisfactoriamente.

Su tour por los medios ha sido cumplido de forma exitosa. Es decir, en las entrevistas que tuvo se mostró sensible a la problemática de la ciudad, abierto a las inquietudes y críticas de la sociedad, dispuesto a la autocrítica en tanto que ya es el responsable máximo de la corporación y con ciertas ideas de lo que pretende lograr en su gestión.

En otras palabras, sus primeras intervenciones han reforzado las naturales expectativas que se dan cuando viene un cambio en un área de gobierno tan delicada como la seguridad. Vamos, se ve con más empaque con cualquiera de los anteriores 4 que ocuparon la silla en la que está sentado.

Pero por supuesto, como en cualquier labor pública, la apertura  mediática, el no esconderse y el plantarle cara a los problemas es un buen punto de partida. Pero eso es sólo la envoltura; el reto más importante está en dar resultados.

Y Salazar Soni hoy encuentra que las percepciones positivas y buenas calificaciones que llegó a presumir León en seguridad, hace algunos años se han desplomado y la realidad hoy es distinta.

Por lo pronto, ya pulsó en su interacción mediática, la falta de confianza de los leoneses en su Policía y algunas críticas sobre actitudes poco honestas al interior de la corporación.

El reto que tiene enfrente es mayúsculo.

Salazar Soni ha aceptado que al interior de la Policía (comandantes, mandos medios y tropa) hay quienes obedecen pero no ejecutan o lo que es lo mismo, “hacen como que la virgen les habla”.

Una impresión que sintoniza con el diagnóstico que ya se tenía de la corporación leonesa antes de su arribo: “hay que rescatar a la Policía… de la Policía”.

El objetivo es claro para el potosino. Mejorar las condiciones de seguridad de los ciudadanos pero para ello tiene que poner en orden o incluso combatir, los grupos de interés que hay en la tropa y mandos medios, reducir al mínimo las grillas y hacer una buena mancuerna con Javier Aguilera Candelas quien, con o sin su voluntad, tendrá el mando operativo de la Policía.

Y otra vez, como suele suceder, el problema aquí son las expectativas que él mismo ha elevado con su inicial actitud entrona y echada para adelante.

Porque a fin de cuentas, esto no es show ni concurso de popularidad. Ojalá no defraude.


Máscara vs. cabellera

Parece que el aspirante a la dirigencia estatal del PRI que pocos mencionan, Jaime Martínez Tapia podría cumplir el vaticinio de algunos observadores al interior del tricolor que aseguran que podría no ganar la contienda o siquiera alcanzar el registro pero que se convertirá en un gran dolor de cabeza para quienes quieren que impere la ortodoxia en la misma.

Resulta que en los próximos días, Martínez Tapia estaría recibiendo directamente del Instituto Federal Electoral, el padrón de consejeros que tiene derecho a voto en el proceso para el que todos se alistan y que todavía no tiene fecha.

El suspirante priista asegura que hay por lo menos 3 listas diferentes del padrón de consejeros que circulan en el estado y él solicitó formalmente que le dieran la oficial y parece que la va a tener.

El proceso de renovación de la dirigencia estatal se puede convertir en un enredo si los responsables del proceso no comienzan a desactivar algunos frentes que se han abierto o nudos que no se han desatado.

La delegada en funciones de presidenta Ana Bertha Silva Solórzano parece estar esperando hasta el último momento estatutario para alcanzar un acuerdo de unidad que ya todos descartaron menos algunos ilusos.

La polarización al interior del PRI se respira en radiopasillo, en los cuarteles de campaña y en los mensajes cifrados que se envían los partidarios de uno y otro en actos internos o en las propias redes sociales.

La delegada Silva Solórzano tendría que preguntarse si en realidad está construyendo condiciones de equidad para que, llegado el momento, el proceso se desarrolle con las menores tensiones posibles.

Todas las buenas intenciones que trae un enviado por el CEN del PRI, siempre terminan por toparse en Guanajuato con los eternos pleitos de tribus, las pugnas entre los grandes padrinos y las quejas que hacen unos de otros.

Para quienes son adversarios del arroyismo, los dados se cargan a favor de ese grupo mientras los seguidores del diputado federal dicen a quien quiera escucharlos que sólo se están cumpliendo “los caprichos” que solicita el ala que encabeza el senador Gerardo Sánchez García.

El tiempo transcurre mientras tanto. Moreno Peña, Silva Solórzano y compañía creen que ganan tiempo porque quitan frentes de conflicto  mientras los pesimistas dicen que sólo se prolongan las tensiones y que ya es tiempo de enfrentar lo inevitable.

Que es momento de que truene, lo que deba de tronar.

Chowell y Zamarripa: a 5 años del enroque en la “procu”


Hace exactamente 5 años, 2 colaboradores del entonces gobernador Juan Manuel Oliva Ramírez, sellaban su destino político con suerte diversa para cada uno de ellos.

Ese día, el entonces procurador de Justicia Daniel Federico Chowell Arenas renunciaba a su cargo para convertirse en el candidato a la alcaldía por el PAN.

En la Procuraduría, quedaba como encargado de despacho Carlos Zamarripa Aguirre, quien era coordinador de la Policía Ministerial y cuyo perfil despertaba posturas encontradas en torno a si era o no el ideal para el cargo.

El PAN tenía el poder en Guanajuato capital con Eduardo Romero Hicks que en el ocaso de su mandato, estaba muy lejos de haber hecho un papel deslumbrante.

Para Chowell Arenas, la alcaldía era el siguiente escalón en su trayectoria como figura pública en la capital del estado y las condiciones parecían propicias.

El PAN era gobierno en el estado y por primera vez gobernaba en Guanajuato capital.

Sin embargo, Chowell Arenas probaría meses más tarde el trago amargo del perfil peculiar del electorado cuevanense que no suele casarse con siglas partidistas y mandó a la banca al PAN en aquellas elecciones intermedias, además de que el maestro Chowell supo que no es lo mismo ser respetado y reconocido en sociedad a ser candidato.

El exprocurador perdió la elección frente a Nicéforo Guerrero y tuvo que regresar unos meses a la academia antes de que el entonces gobernador Juan Manuel Oliva lo hiciera magistrado, cargo al que aspirada de todos modos pero después de haber ejercido la Presidencia Municipal.

En el otro flanco, Zamarripa supo ganarse la confianza de Oliva que lo puso a prueba durante algunos meses y ganó la nominación para la Procuraduría, venciendo las resistencias, entre otros de su secretario de Gobierno Gerardo Mosqueda que quería meter su cuchara en todo.

 

Hoy, Chowell, recién fue ratificado como magistrado mientras que Zamarripa es hoy uno de los estelares de Miguel Márquez.

 

La imagen del día

Oliva, Cordero y Josefina: mucho ruido y pocas nueces


De cara al comienzo formal de la batalla por la dirigencia nacional del PAN, el fantasmagórico Todos Unidos contra Madero (TUCOM) que supuestamente cocinan Josefina Vázquez Mota, Ernesto Cordero y Juan Manuel Oliva nomás no da de sí y sigue empantanado.

En las últimas semanas, el famoso Tucom es una especie de chupacabras: todos hablan de él pero en realidad nadie lo ha visto públicamente. Vamos, no hay registro mediático de una intención formal de los 3 personajes para hacer un frente común frente a Gustavo Madero.

Eso no significa en automático que no exista pero las señales que surgen de los cuarteles de campaña son confusas.

El pasado viernes por la tarde, en una entrevista radiofónica Juan Manuel Oliva aceptaba que hay pláticas con Ernesto Cordero y reconocía la posibilidad de que llegado el momento, pudiera declinar a favor del exsecretario de Hacienda.

“Pero también puede ocurrir al revés eh”, ha dicho Oliva que nomás no da su brazo a torcer.

Incluso, el exgobernador aseguraba que podría darse el caso de que ambos se registraran y una vez avanzado el proceso se abriera la posibilidad de un acuerdo.

Es la típica hoguera de vanidades de la política en donde nadie quiere aparecer como el débil en la construcción de un pacto.

La lógica de las encuestas que manejan ambos grupos dice que Cordero está encima de Oliva en intención de voto y que por lo tanto, quien debe ceder es el exmandatario guanajuatense.

Pero los que saben de estos pactos, saben que todo tiene un precio y no se sabe qué es lo que solicitaría Oliva a cambio de hacerse a un lado. 

Respecto a Josefina Vázquez Mota, no ha dicho esta declinación es mía aunque todos hablan de su inminente declinación. También hay otra certeza: la relación más fluida de Josefina se ha dado con Cordero lo que también hace creer a los corderistas que su candidato es el que debe encabezar el antimaderismo en la próxima contienda.

En resumen, pocas certezas ofrece hoy el famoso TUCOM a quien algunos ya dieron por muerto, incluso en el caso de que se concretara un acuerdo.

Porque mientras estos 3 protagonistas de la sucesión, discuten si se unen o no y en qué términos, Gustavo Madero sigue haciendo la talacha.

Hay quienes aseguran ni siquiera en bloque le podrían doblegar. El estado de ánimo de los maderistas transpira confianza. Ellos hace rato que mandaron al diablo las encuestas que anuncian el descalabro de su líder nacional.

 

Y en ese contexto Oliva se debate entre quienes le aconsejan pactar ya y no ir al despeñadero y otros que le dicen que puede creer en una milagrosa remontada. Vaya dilema.

Califica este artículo
1.00

Más de Opinión

Más de Miguel Zacarias

  • disqus
  • facebook