Salamanca

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Parcialmente Nublado  /  28° C
Clima-Leon     León
  Parcialmente Nublado  / 31° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Parcialmente Nublado /  26° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Parcialmente Nublado  /  31° C
Inicio | Salamanca |

Nacimientos monumentales, una ofrenda hecha de cera

Desde 1825 dio comienzo en el municipio esta vistosa costumbre religiosa, cuya fama traspasó las fronteras

La costumbre de recrear escenas bíblicas fue incentivada por sacerdotes radicados en Salamanca en 1825. Foto: Israel Gallardo

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

El montaje de Nacimientos monumentales con figuras de cera es una tradición que en algunas familias salmantinas se mantiene viva a través de varias generaciones. La escenificación de pasajes bíblicos se remonta al año de 1825, cuando los sacerdotes católicos exhortaron a los pobladores de Salamanca a incursionar en esta actividad, que hoy en día es una plataforma de identidad y que proyecta a nivel estatal, nacional e internacional la calidad de los trabajos que realizan los ceriescultores locales.

"Para mí esto representa algo muy bonito, es algo que viene de muchos años atrás, es un gusto y una ilusión que ha permanecido en esta familia, es una tradición y viene muchísima gente a ver el nacimiento, es algo muy especial en estas fechas”
 Victoria Fonseca
 Ceriescultora salmantina

Salamanca cuenta en la actualidad con un directorio conformado por alrededor de 16 nacimientos monumentales que además de ser una tradición, también representa una herramienta de información  y una plataforma de difusión del acervo religioso.

Añeja tradición

Al interior del domicilio marcado con el número 506 de la calle Aldama, Victoria Fonseca tiene instalado un nacimiento monumental que se empezó a montar desde hace más de 100 años, y que representa el legado de su bisabuelo para su abuelo, y que posteriormente dejó a su progenitora, Julia Botello, quien ya falleció. 

Este nacimiento hace más de un siglo se montaba con figuras de barro y los encargados de dar forma a los pasajes bíblicos eran Isaac Fonseca y su esposa Julia.


El costo de esta actividad puede resultar elevado, dada la gran cantidad de figuras, objetos y escenarios colocados. 

En la actualidad se conserva una figura de Niño Dios de patol que tiene una antigüedad aproximada de 150 años.

Desde 1980 se empezaron a utilizar figuras de cera elaboradas por los ceriescultores Velia Villanueva Salgado, Bartolomé Hurtado y Óscar Ramírez.

Actualmente este nacimiento es montado por Victoria y Mario Fonseca, se escenifican 15 pasajes bíblicos entre los que destacan: La Gruta, La Posada, La Huida a Egipto, La Anunciación del Ángel a los Pastores, El Ermitaño con el Diablo, La Adoración de los Reyes Magos y Los Reyes Magos por el Desierto.

Hace poco más de una década, estuvo en Salamanca un grupo de personas provenientes de tierras orientales para adquirir  figuras que fueron creadas por las manos de Juana Rosiles.

Un gran gasto

El montaje de un nacimiento monumental requiere varios meses de trabajo, además de un espacio adecuado para ello, habilidad, creatividad y paciencia para recrear cada uno de los pasajes. Mantener viva esta tradición también representa un elevado costo económico, toda vez que son cientos de figuras de cera las que se utilizan.

Sin embargo, para Victoria y Mario Fonseca, la inversión en dinero es algo secundario, ya que conservar esta costumbre representa un invaluable legado que han recibido de generaciones pasadas.


Victoria Fonseca participa con entusiasmo en la elaboración e instalación de los nacimientos, una herencia familiar.

“Para mí esto representa algo muy bonito, es algo que viene de muchos años atrás, es un gusto y una ilusión que ha permanecido en esta familia, es una tradición y viene muchísima gente a ver el nacimiento, es algo muy especial en estas fechas”, señaló Victoria Fonseca.

Historia

La tradición de instalar nacimientos monumentales nace en 1825 e indica que los vecinos y visitantes eran invitados a pasar al interior de los domicilios para que apreciaran los pasajes bíblicos, los instaladores ofrecían agua de sabor y fruta de horno.

En un principio, las dimensiones de estas obras de arte fluctuaban entre los cuatro y ocho metros cuadrados, las figuras eran de barro y de madera tallada (patol). Algunas también eran hechas de porcelana.

Con el paso del tiempo esta tradición se fue enriqueciendo y las figuras empezaron a ser elaboradas en cera, los nacimientos se fueron perfeccionando con iluminación. Algunas figuras se ponían en movimiento y los relatos eran armonizados con villancicos.

Actualmente, los nacimientos se instalan sobre superficies de mayores dimensiones, se elaboran bases de madera que soporten los arbustos y madera y rocas que dan forma a las grutas que se cubren de musgo, arena y naturaleza diversa.

Apreciados en otros países

Las figuras de cera que se utilizan para montar el Nacimiento Monumental dan cuenta del talento de los ceriescultores salmantinos; tal es el caso de Juana Rosiles, extinta artesana que estudió esta disciplina y se convirtió en toda una experta en lograr el detalle de las facciones de los rostros, y quien trabajaba con un estilo característico la combinación de colores en la indumentaria de cada personaje.

La calidad de sus trabajos traspasó las fronteras del continente, llegando hasta Japón. Hace poco más de una década, estuvo en Salamanca un grupo de personas provenientes de tierras orientales para adquirir  figuras que fueron creadas por las manos de Juana Rosiles.

La extinta ceriescultora salmantina encontró en el montaje del nacimiento su pasión. En los últimos años de su vida ya no podía participar en la instalación de los pasajes; sin embargo, aun postrada en una silla se encargaba de dirigir los trabajos. Hoy en día, este nacimiento conserva la esencia de su precursora.

 

 

Califica este artículo
0

Más de Salamanca

  • disqus
  • facebook