Correo
facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Principalmente Nublado  /  17° C
Clima-Leon     León
  Principalmente Nublado  / 23° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Principalmente Nublado /  21° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Principalmente Nublado  /  23° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Principalmente Nublado  /  23° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Principalmente Nublado  /  23° C

Ministerial asesina a un joven de un balazo

Supuestamente lo estaban investigando por un robo a casa habitación

Fernando ayer fue velado en el domicilio de su hermana, justo a un lado de otra casa de la presunta autora intelectual del crimen. Foto: Felipe Murillo

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

MANUEL DOBLADO, Guanajuato.- El joven asesinado de un balazo en el abdomen la tarde del 31 de diciembre, fue atacado por un agente de la Policía Ministerial del Estado (PME).

PGJE argumenta que se defendió  
 Socorro Márquez
  La PGJE informó que el día del crimen, el agente ministerial Víctor Rafael Arias estaba investigando un caso de robo a casa habitación, en el cual Fernando Ibarra era un sospechoso,  y a quien de pronto encontró en un lote baldío por la calle Juan Escutia.
   Según la PGJE, Fernando se abalanzó contra el agente y trató de herirlo con una navaja, motivo por el cual le disparó. Supuestamente, fue el mismo Víctor Rafael quien auxilió a Fernando para que fuera trasladado a un hospital con una herida penetrante en el abdomen, aunque el joven falleció unas horas después.

La Procuraduría General de Justicia del Estado informó que según las primeras investigaciones, el agente habría actuado en defensa propia, pues supuestamente iba a ser atacado con una navaja; sin embargo, familiares del joven fallecido aseguran que fue asesinado de forma dolosa.

Lo mataron por encargo

La víctima se llamaba Fernando Ibarra Ramos de 24 años, quien se dedicaba a la albañilería y a pepenar botellas de plástico, cartón y aluminio que vendía a una pequeña recicladora. Vivía solo en un terreno baldío, estaba soltero, no tenía hijos y era el menor de nueve hermanos.

Sus familiares aseguran que la señora Alicia Ibarra Infante lo mandó matar, e incluso sostienen que ella, enfrente de varias personas, entre ellos los mismos policías ministeriales, reconoció: “yo les pague para que lo mataran”.

Según su versión, el martes a las 11:00 de la mañana, los agentes de la PME acudieron a la calle Juan Escutia, en la colonia Portugal, por órdenes de la señora Alicia, quien supuestamente los contrató para que mataran a Fernando.

Mencionaron que la señora Alicia lo acusaba de dañar y robar una cámara de vigilancia que tenía instalada afuera de su domicilio en la calle Juan Escutia esquina 20 de noviembre de la misma colonia.


En el lote donde ocurrieron los hechos aún se aprecian algunas pertencias del joven fallecido.

Narraron que el día del crimen, los agentes de la PME llegaron a bordo de una camioneta, dos de ellos brincaron la barda para ingresar al terreno donde Fernando estaba dormido, boca abajo.

En ese momento, uno de los oficiales desenfundó su pistola calibre .9mm y le disparó en la parte baja de la espalda, mientras que el otro sacaba una navaja y se rasgaba su camisa para poder excusar que lo atacó en defensa propia, y antes de salir recogió el casquillo percutido. Una hermana de Fernando vive en la casa contigua al baldío, y asegura que observó toda la escena y les reclamó su actuar.

En medio de testigos y familiares de la víctima, los oficiales sacaron al muchacho sangrando de la espalda y el estómago para luego subirlo a una camioneta y trasladarlo a un hospital, aunque finalmente falleció.


La mujer supuestamente lo mandó matar por dañar y robar una cámara de vigilancia que tenía en su casa.

Los familiares acusaron que la señora Alicia Ibarra Infante estuvo presente al momento del disparo, y ahí mismo les ratifico que fue ella quien pagó a los agentes de la PME para que mataran al muchacho.

Familiares acudieron a buscar a la señora Alicia para reclamarle la muerte del muchacho, pero ella ya había huído del municipio en compañía de su esposo y un hijo.

Califica este artículo
3.75

Más de Seguridad