Correo
facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Principalmente Nublado  /  20° C
Clima-Leon     León
  Principalmente Nublado  / 21° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Principalmente Nublado /  18° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Principalmente Nublado  /  21° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Principalmente Nublado  /  21° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Principalmente Nublado  /  21° C

Despiden a “El Ñengo” entre lágrimas y rap

Apenas en diciembre, el menor de 16 años había terminado su secundaria en el sistema abierto; la familia exige justicia

La familia y amigos de “El Ñengo” ayer lo despidieron en el que era su hogar, al ritmo de rap escrita por un conocido del adolescente.Foto: Juan J. Ramírez

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

IRAPUATO, Guanajuato.- A ritmo de rap y el vibrante sonido de tres motocicletas, amigos y familiares despidieron a Carlos Arturo Orteño Raya, de apenas 16 años, para todos conocido como “El Ñengo”.

El adolescente era el menor de cinco hermanos, aunque era el único que vivía con su madre que, al frente de una cocina económica, obtenía los recursos para salir adelante y apoyar en el desarrollo de su hijo “El Ñengo”, quien fue asesinado a balazos la noche del domingo.

Las personas que lo rodeaban ayer lloraron su partida en el que era su hogar, en la colonia Hacienda la Virgen, en medio de sus dos grandes pasiones: el rap y las motocicletas.


"El barrio te llora, y tú ya no estás; muy firme en el recuerdo de la banda estarás, carnal"
canción escrita en honor a Carlos Arturo 

Cae en las drogas

Cuando tenía 12 años, dejó las aulas cuando cursaba la secundaria, debido a los problemas económicos que sufrió su familia cuando su padre los abandonó.

Unos meses después, en plena pubertad, “El Ñengo” conoció a una joven vecina que llegó a vivir a la colonia Hacienda la Virgen. Con ella fue con quien comenzó a consumir drogas. El muchacho aseguraba sentirse triste por la separación de sus papás, y encontró una “ruta de escape”, un paliativo para su dolor, en los enervantes y la compañía de su amiga.

Tras casi tres años de consumir drogas, en febrero de 2013, “El Ñengo” fue internado en un centro de tratamiento de adicciones -un “anexo”- donde estuvo recluido durante tres meses, lo cual cambió su vida por completo.

Corrige sus pasos

En cuanto salió del “anexo”, el muchacho se inscribió en el sistema abierto y así logró concluir la secundaria. Apenas en diciembre le habían entregado su certificado.

Además, “El Ñengo” comenzó a trabajar en una carnicería, ubicada en la zona centro, e inició una relación amorosa con una adolescente. Finalmente se había alejado de las drogas.

Su rutina consistía en salir muy temprano de su casa, junto con su madre, y cada uno asistía a trabajar. Por la tarde ambos regresaban al domicilio, aunque a Carlos generalmente le gustaba salir a platicar y estar con sus  amigos de la infancia: Alejandro y Aarón, a quienes conocía desde que tenían 8 años de edad, cuando gustaban de salir a jugar las canicas y el trompo. 

Alejandro, ayer en el velorio de “El Ñengo”, confesó que la partida de su amigo es muy triste, pues compartían el gusto por los diversos géneros musicales y las motocicletas, vehículo que generalmente utilizan los integrantes de “la banda”.

Explicó que le apodaban “El Ñengo” por su aspecto físico, pues era muy delgado, y lo describió como un amigo “desenfrenado” y que generalmente aludía a ello al autocalificarse: “Yo estoy loco”. Con las primeras ganancias que obtuvo en la carnicería, “El Ñengo” adquirió una motoneta azul, la cual apenas estaba pagando, pero continuaba con sus ahorros.

Especulan sobre móvil del crimen

Los conocidos de “El Ñengo” aseguraron que su muerte fue planeada, y su hipótesis la dirigen a su examiga, la vecina con quien solía drogarse, pues cuando él se rehabilitó se distanció de ella.

Quienes estaban con “El Ñengo” la noche del domingo, narran que él ya se estaba despidiendo de sus amigos para  retirarse a su hogar, cuando de pronto pasó por el lugar un Jetta rojo, desde el cual le dispararon y ocasionaron que muriera una hora después en el hospital.

Las versiones involucran a un joven de nombre Samuel, exnovio de la vecina y amiga de “El Ñengo” quien de manera sospechosa no ha sido visto en la zona desde la muerte del adolescente.

Califica este artículo
5.00

Más de Seguridad