Correo
facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Muy Nublado  /  26° C
Clima-Leon     León
  Muy Nublado  / 28° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Muy Nublado /  27° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Muy Nublado  /  28° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Muy Nublado  /  28° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Muy Nublado  /  28° C

Por celos asesinó a su esposa a machetazos

Cuando se supo descubierto no tuvo reparo en confesar cada detalle de lo ocurrido a la Policía

Levorio no controló sus celos, y tras sostener una discusión con su esposa, terminó por atacarla con un machete hasta matarla. Foto: Especial

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

TIERRA BLANCA, Guanajuato.- Levorio perdió la razón, se dejó llevar por los celos y con un machete atacó a su esposa hasta acabar con su vida. 

Sin remordimientos

La tarde del jueves, una llamada a la central de emergencias avisó que en un baldío cerca del balneario el Oasis, yacía una mujer en medio de un charco de sangre; al parecer ya no respiraba. La persona que llamó no quiso proporcionar su nombre, y colgó.

Elementos de la Policía de inmediato se dirigieron a la zona a bordo de varias patrullas, pero en el trayecto, justo sobre la carretera que conduce de la comunidad El Zapote a Villa Unión, a unos trescientos metros del lugar donde les habían dicho que estaba el cuerpo, los policías encontraron a un hombre con su vestimenta asangrentada, el cual no hizo el mínimo intento por escapar. Sabía que iban por él. 

Los oficiales se acercaron a preguntarle por qué tenía manchada la ropa, y él, sin ningún remordimiento, confesó que unos minutos antes había tenido un problema con su esposa, a la cual había lesionado con un machete.

Sin reparos, el hombre los guió hasta el lugar donde la había atacado y dejado tirada. Los gendarmes, al encontrar el cuerpo, revisaron sus signos vitales y descubrieron que ella ya estaba muerta.

En ese momento le avisaron que quedaría detenido por su -casi confesa- responsabilidad en el asesinato.

Dijo llamarse Levorio Félix de 56 años, quien rodeado por policías, narró que en ese baldío había estado con su esposa, de nombre Petra de 58 años, con quien había tenido una discusión por celos.

Contó que luego del conflicto verbal comenzaron a reñir, y él, como portaba un machete, la hirió en repetidas ocasiones, sobre todo en la cara, y una vez en el lado izquierdo del cuello, sobre la yugular, lesión que a la postre la mató. 

Estoico, Levorio condujo a los policías hasta el lugar en donde había enterrado el machete para esconderlo, el cual fue entregado al Ministerio Público como una prueba más de su culpabilidad.

Levorio fue llevado a los separos, y esta tarde deberá ser encarcelado en el penal de San Miguel de Allende.

Califica este artículo
3.00

Más de Seguridad