Vida Pública

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Principalmente Nublado  /  18° C
Clima-Leon     León
  Principalmente Nublado  / 17° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Principalmente Nublado /  13° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Principalmente Nublado  /  17° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Principalmente Nublado  /  17° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Principalmente Nublado  /  17° C
Inicio | Vida Pública |

La Huella de los Protagonistas

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

Bárbara Botello 2013: otro año de rompe y rasga

Si tuviéramos que elegir al político guanajuatense que más polarización provoca en la entidad sin lugar a dudas, la alcaldesa de León Bárbara Botello Santibáñez se llevaría y por mucho la nominación.

No hay figura pública en el estado que concite más opiniones contrastantes como ella. Ya sea fuera de su partido o dentro de él. En 2012 se  convirtió en uno de los personajes más destacados tras lograr la hazaña de terminar con la hegemonía del PAN en León donde gobernó por 24 años de forma ininterrumpida.

Su primer año completo en la segunda alternancia en León este 2013 tiene claroscuros, la inseguridad es el gran pendiente, no ha podido presumir obras espectaculares  y la gestoría de recursos a nivel federal no ha tenido el éxito esperado.

Pero dentro de todo, hay algunos signos positivos: arregló por fin el adeudo con el Seguro Social que acarreaba ya varios años, ha reordenado algunos proyectos de obra como el distribuidor Morelos-Clouthier y en el balance final de la gestión de la solicitud de deuda, pudo arrancar al gobernador Miguel Márquez un poco más de lo que el PAN, con la hormona por delante, le quería regatear.

Es Bárbara Botello, siempre al filo de la navaja, permanentemente con la espada desenvainada. Sin medias tintas. Para quienes se preguntaban si el arribo al poder significaría una moderación en su discurso, bajarle los decibeles a la beligerancia antipanista o una mutación en una política más conciliadora, la respuesta ha sido contundente. Nada ha cambiado.

Si a rajatabla ha conseguido lo que hoy tiene en política, a rajatabla ha buscado y seguirá buscando concretar sus planes desde el gobierno.

Parece querer repetir la estrategia para alcanzar sus logros hasta este momento. Ella presume que una y varias veces en el PRI, la dieron por liquidada, vaticinaron su desplome y su caída y ahí se mantiene. La última, en 2009 cuando perdió la elección en León y en su partido creyeron que era cuestión de tiempo para que despareciera del mapa político. 

En julio de 2012 ganó la elección pero lejos de moderar sus formas y cambiar su discurso, lo mantiene y lo refuerza.

Este 2013 le dijo al PAN “atrás de la raya que estoy trabajando”, lamentó en privado y en público la falta de apoyo del gobierno del estado a León, sentó en el banquillo de los acusados a varios colaboradores de Ricardo Sheffield, avaló la clausura de negocios de connotados militantes blanquiazules. 

Al interior de su partido, juega las contras al arroyismo (corriente dominante en el PRI) se ha asociado abiertamente con personajes non gratos para el oficialismo tricolor, ha polarizado posturas en la bancada tricolor en el Congreso del Estado y en el grupo de alcaldes del PRI, juega el rol protagónico que le da ser presidenta de la FENAM (la agrupación de alcaldes priistas en el país).

Cuando comenzó a negociar el crédito, al interior del PRI hubo quienes juraron que tendría que ceder y plegarse al candidato único y que no cometería el error de jugar las contras. El resultado es de todos conocido.

 

5 Errores y pendientes de Bárbara

1.- Su ofrecimiento de mayor seguridad.

2.- El nuevo tabulador salarial de la administración podría resultar más oneroso para el gasto público.

3.- El desgaste paulatino de su relación con el gobernador y con el PAN

4.- Las distracciones naturales que provocará la sucesión 2015 y la apuesta por su delfín Martín Ortiz, motivo de discordia con el partido Verde.

5.- La eventual determinación de no dar un golpe de timón en la secretaría de Seguridad.


Su gobierno y la seguridad

Uno de los temas que ha marcado la marcha de su administración ha sido el de la seguridad. Está claro que ni en las estadísticas ni en la percepción de la sociedad ha ganado la batalla.

Durante el año en León se dieron rachas de asesinatos y actos delictivos que pusieron contra la pared su estrategia en la materia y al máximo responsable, el general Miguel Pizarro que sorteó varias solicitudes de remoción a lo largo del año aunque hay quienes dicen que la más reciente, alimentada por algunas declaraciones de la propia Botello ya no la superará y que ahora sí, sus días están contados en el cargo.

Si hay un atenuante o mérito que se debe reconocer a Botello es que, más allá de la prórroga que se dio para la aprobación de las pruebas de control de confianza de policías en el país, el municipio que gobierna cumplió y sí, se puso al corriente en una tarea que dejó de lado la administración pasada.

Sin embargo, el reto se mantiene ahí, fuera de apasionamientos, los resultados que se  pueden ofrecer hoy en seguridad en León están lejos de las expectativas de quienes votaron por un cambio en León y de los propios ofrecimientos que ella misma hizo en campaña.

Liderazgos empresariales y organizaciones civiles han exhibido cortes de caja y estadísticas que hacen inocultable la adversidad. Un eventual relevo en la Secretaría de Seguridad no implicaría un cambio en automático de las condiciones y los resultados que hoy viven o padecen los leoneses.

Pero el gobierno municipal no puede renunciar al golpe de timón como revulsivo cuando lo que se ha hecho hasta ahora, no ha dado resultado.

 

5 Factores que pueden abonar a un mejor año

1.- La celeridad en la aplicación de los recursos del crédito.

2.- La promesa de Miguel Márquez de que León saldrá ganando en materia presupuestal el año siguiente

3.- El éxito en la gestión de más recursos para el municipio con la Federación

4.- Una mayor sintonía con el Verde en el ejercicio de gobierno

5.- Una actitud más pragmática en la relaciones con sus adversarios políticos, le puede ser más redituable en todos los aspectos.


La relación con Miguel Márquez

Episodios para registrar lo complejo de la relación entre Bárbara Botello y Miguel Márquez a lo largo de este año hay para dar y prestar.

Aquella discusión por el Guanajuato Iluminado en San Miguel de Allende, teniendo como testigos a funcionarios estatales y alcaldes del estado, el rudísimo discurso de la alcaldesa en su primer informe realizado en Las Joyas y las “atenciones” recibidas por el secretario de Desarrollo Social Éctor Jaime Ramírez Barba en ese mismo evento.

Ahí queda el más reciente reclamo planteado a propósito de la solicitud de crédito en donde lanza un “yo acuso” al PAN y sus diputados a quienes acusa de frenar el desarrollo de la ciudad tras regatear la aprobación del crédito.

Ya hemos comentado abundantemente que la relación gobernador-alcalde de León está condenada a ser tortuosa y explosiva, llámense como se llamen quienes ostenten el cargo.

En el caso de Botello y Márquez, la intensidad ha superado cualquier antecedente. El explosivo cierre de año de los diputados locales panistas, intentando rebelarse a la decisión del gobernador de ampliar el  monto de tope de endeudamiento para la ciudad es una muestra palpable de que en algunos sectores panistas, la alcaldesa de León, colmó el plato.

Y viene aquí el debate que también polariza. La gestión por el crédito podría pintar de cuerpo entero el perfil de Bárbara Botello y el análisis de su administración.

Hay quienes dicen que el simple hecho de solicitar endeudamiento, representa ya la muestra de que su discurso de la búsqueda de recursos en la Federación quedó sólo en palabras. Y en efecto, si recopilamos los viajes a la ciudad de México y los contraponemos a los recursos anunciados y obtenidos, los logros son escasos.

Esas incursiones podrían quedar salvadas y parcialmente recompensadas si en los siguientes meses la Secretaría de Hacienda entrega los 350 millones anunciados por el tesorero Roberto Pesquera.

Particularmente en el PAN se señala que frente al logro de una bolsa de 13 mil millones de pesos de Márquez para el estado por parte de la Federación, Botello pudo haber conseguido una tajada mayor si sus conexiones en México fueran como se dice o incluso con el propio Márquez, habría conseguido más recursos sin deuda, con una actitud distinta.

El “hubiera” no existe. Los números dicen que en el balance global, Botello logró aval para 540 millones vía crédito y 247 en apoyo directo del gobierno estatal: 847 millones en total. Son 2 terceras partes de los mil 227 millones apetecidos.

Quedan encorchetados los 350 millones arriba mencionados que harían mucho más razonable la gestión.

Pero con Botello siempre quedará la duda de qué lograría con una actitud distinta. Para bien o para mal ha dejado claro que no variará su perfil, actitud o estrategia. Así ha sido y así seguirá siendo.

 

La relación con su socio verde

La relación de Bárbara Botello y su socio de coalición, el partido Verde, fue y también seguirá siendo motivo de controversia.

Este matrimonio político por conveniencia ha tenido tantas rupturas como reconciliaciones desde que decidieron coaligarse en 2012 y conforme avance el trienio, seguirán apareciendo más factores para la discordia.

En este 2013, la primera gran diferencia entre el barbarismo y el Verde fue el descarte del proyecto de construcción de una unidad deportiva a un costado del Parque Metropolitano que orilló a la devolución de recursos a la Federación que ya estaban asignados.

El partido Verde había sido uno de los gestores de esos recursos a través del entonces titular de la Conade en el sexenio anterior Bernardo de la Garza pero el actual gobierno municipal decidió no avanzar en la obra.

El más reciente motivo de distanciamiento: la distribución del presupuesto municipal  en donde el gran ganón es Desarrollo Social en detrimento de otras dependencias que los del tucán, juzgan desprotegidas.

El punto es que los verdes aseguran que la asignación de dineros tiene motivos electoreros pues favorece las aspiraciones del secretario del ayuntamiento Martín Ortiz, delfín de la alcaldesa Bárbara Botello.

El problema es que los del Verde quieren otro candidato (al doctor Ángel Córdova) y ahí vienen los problemas. La relación Verde-Martín Ortiz vuelve a enturbiarse y eso no es bueno para la gobernabilidad que requiere Botello.

Pero tampoco lo es para la eventual ratificación del triunfo PRI-Verde. Esos pleitos de pareja podrían ser fatales para ambos.

Lea mañana "Luis Alberto Villarreal 2913: entre el poder, la influencia y el escándalo".
Califica este artículo
5.00

Más de Vida Pública

  • disqus
  • facebook