Vida Pública

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Parcialmente Nublado  /  18° C
Clima-Leon     León
  Parcialmente Nublado  / 17° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Parcialmente Nublado /  18° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Parcialmente Nublado  /  17° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Parcialmente Nublado  /  17° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Parcialmente Nublado  /  17° C
Inicio | Vida Pública |

La Huella de los Protagonistas

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

Chiquillada política 2013: su peso y sus contradicciones

En anteriores trienios, su peso era nulo en el estado y particularmente en el Congreso local. No pocas veces tenían actitudes vergonzantes de entreguismo al panismo hegemónico. Prácticamente eran un cero a la izquierda.

La chiquillada política y sus protagonistas:
    - La perredista María Guadalupe Torres Rea ha capitalizado el bajo perfil de Georgina Miranda y su respaldo para ganar el segundo año de coordinación legislativa.
     - Marco Antonio Miranda Mazcorro, un diputado sui géneris. Generalmente ha jugado con el PRI pero a veces es más “contreras” que Sergio y Javier juntos.      - Sergio Contreras saca raja con PAN, PRI y gobernador de sus tres votos. A veces como opositor consumado, a veces como moderado del lado del PAN.

Pero en la reconfiguración del mapa político en Guanajuato que representó la caída del PAN en la preferencia de los electores y la ganancia de espacios para partidos de oposición, su status también se eleva aunque sea un poquito.

El PRD, el Partido Verde y el Panal ya cuentan, por lo menos en el Congreso del Estado; su presencia ya es un referente y está lejos de ser anecdótica en las votaciones importantes.

Destaca lo del Poder Legislativo porque es ahí donde sus votos valen y pesan según sea la circunstancia. El PAN dejó de ser la aplanadora en esa instancia porque hoy apenas cuenta con 18 de los 36 miembros de la legislatura y ocupa por lo menos a uno para sacar adelante iniciativas y decisiones en la cámara local.

Y ya no digamos lo que sufre el blanquiazul cuando necesita la mayoría calificada que implica 24 de 36 votos. Todo un viacrucis para Juventino López Ayala y sus muchachos.

Minorías que pesan

Estos tres partidos representan en conjunto siete votos (tres el sol azteca, tres el Verde y uno más de Nueva Alianza) que en el balance global de 2013 no han significado necesariamente un bloque permanente en contra de Acción Nacional, como el PRI soñaba al arranque de la legislatura.


Foto: Correo

El diputado Marco Antonio Miranda Mazcorro ha jugado más en conjunto con el PRI si lo comparamos con Verde y PRD por más que algunos digan que es más “contreras” que Javier y Sergio juntos, ambos coordinadores respectivos de PRI y Verde.

No obstante, los del sol azteca y los del Verde han descubierto que pueden lograr más para sus respectivos objetivos cuando no se entregan completamente a la causa antipanista del PRI.

En otras palabras, valga la expresión, venden caro su amor, su voto o apoyo ya sea al PRI o al PAN. Quizá, el Verde lo ha consolidado de manera más clara por la naturaleza de su fracción cohesionada y que reconoce un sólo liderazgo pero el PRD logró también ya una sana distancia de los dos gigantes.

PRD: fracturas al mínimo 

Ya sabemos que el sol azteca es todo un caso y que ahí, dos integrantes de una fracción son suficientes para reñir.

En julio de 2012, la fortuna y una resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación les regaló una diputación plurinominal para completar tres en Guanajuato.

La leonesa María Guadalupe Torres Rea resultó la beneficiaria de ese obsequio inesperado y hoy después de un primer semestre en la legislatura sin pena ni gloria, en este 2013 ha emergido como el referente de la diputación perredista en el Congreso del estado.

Algunos astros se han alineado a su favor, el principal de ellos, la voluntad de Georgina Miranda, esposa de Fernando Arredondo, que ostentó durante el primer año de la legislatura la coordinación del PRD y que decidió hacer dupla con ella y entregarle ese mismo cargo en detrimento del profesor José Luis Martínez Bocanegra.

La diputada Miranda poco pesó en su labor como coordinadora de la bancada perredista. Escaso su bagaje como personaje de la izquierda tuvo que pasar algunos tragos amargos provocados por declaraciones políticamente incorrectas pero que le salieron del alma.

En plena discusión por la propuesta de uniones entre personas del mismo sexo que abanderaba el PRI, la entonces coordinadora de la fracción perredista se sinceró en una sesión de comisión al decir que no podía verse como normal la unión entre dos personas del mismo sexo.

“En el PRD no estamos a favor de eso. Porque ¿qué le vas a enseñar a esa creatura?”, soltó Miranda Arroyo sin saber que sus declaraciones darían la vuelta al país pues su posición se apartaba totalmente de los principios fundamentales de un partido izquierdista.

Tras el yerro, tuvo que venir una disculpa pública de la propia legisladora a instancias de la dirigencia nacional de su partido. Fue el momento más notorio de la legisladora en el año que fue coordinadora.

Luego de un proceso que arrojó algunos gritos y sombrerazos al interior del PRD, la diputada Torres Rea fue designada nueva coordinadora para regocijo de la corriente Nueva Izquierda mejor conocida como “Los Chuchos” que se impuso a las intenciones del dirigente estatal Hugo Estefanía y Foro Nuevo Sol que pretendían que la designación recayera en el profesor Martínez Bocanegra.

Y en un balance preliminar a poco más de tres meses de haber asumido ese cargo y con lo mostrado el resto del año, Torres Rea ha venido creciendo y por lo pronto, se ha ganado el respeto de sus compañeros en la Junta de Gobierno, que reúne a los coordinadores de las fuerzas políticas en el Congreso.

A diferencia de Miranda Arroyo, Torres Rea tiene una formación política de izquierda. En la coordinación de la bancada perredista ha demostrado en varios momentos, el talante negociador que se reconoce como virtud y crítica como defecto de quienes pertenecen a Nueva Izquierda.

Hay quienes decían que Torres Rea se entregaría al PAN y que no daría el ancho. Hasta ahora, sus posturas en tribuna y en comisiones han sido consecuentes con el perfil moderado que ha tejido Nueva Izquierda como corriente perredista.

Nadie ha podido acreditar hasta ahora una postura vergonzante de la fracción perredista en el Congreso local e incluso cabe esperar un poco más del diputado Martínez Bocanegra quien en el origen, decían, podía ser la estrella del grupo perredista.

Hasta ahora, no se recuerda tampoco una votación de escándalo que divida al PRD que ha superado la imagen de partido rijoso y ni PAN ni PRI pueden presumir en el Congreso que lo tienen como cheque al portador en las negociaciones.

Verde: ni con PRI ni con PAN

Sin los riesgos de fractura que acechan al PRD, la fracción del partido Verde también ha sacado raja de su posición en la actual configuración del Congreso.

Su coordinador, Sergio Contreras puede presumir control y lealtad de sus dos compañeros, María Guadalupe Sánchez Centeno y Jorge Arena Elizondo, que le permiten operar sin nubarrones internos con el resto de las fuerzas políticas.

Como ha sido su estilo en Guanajuato, el Verde ha tratado de sacar la mayor raja política posible a su posición marginal en el espectro político del estado.

Contreras dejó muy claro desde el arranque su postura en el sentido de que la alianza que se dio con el PRI en las urnas había caducado en julio de 2012 y que en la dinámica de la legislatura, cada quien jugaría su rol particular.

Esta posición terminó por espantar los afanes del priista Javier Contreras que en algún momento quiso asumir una especie de jefatura del bloque opositor que soñaba en el Congreso local.

Se trata de una estrategia muy similar a la que tiene el Verde en el cabildo leonés. Es lógica pura. Si el partido del tucán asume una posición dócil y de subordinación al PRI, su fuerza negociadora se reduciría al mínimo.

En el Congreso del Estado, el panista Juventino López y el priista Javier Contreras saben que los del Verde son un hueso duro de roer y que no entregan fácilmente un respaldo.

De esa forma, en este año la fracción coordinada por Sergio Contreras ha ido con el PRI en algunas causas pero ha acompañado al PAN en algunas otras.

Adicionalmente, ha logrado una interlocución directa con el gobernador Miguel Márquez para amarrar acuerdos como la creación de la Secretaría del Medio Ambiente en el estado, una añeja propuesta de este partido que parece muy cerca de concretarse.

El partido del tucán aprovecha la circunstancia también de las pugnas al interior del PRI. Sergio Contreras empujó como no lo hizo ningún otro priista (salvo Gerardo Zavala de Irapuato) la solicitud de crédito en León.

Un guiño que dejaba claro que este partido apoyaba un proyecto barbarista en el Congreso y al mismo tiempo exhibía la falta de pasión con la que el PRI se sumaba a un proyecto de la presidenta municipal emanada de su partido.

En suma, si hay algunos beneficiarios del nuevo entorno político en Guanajuato, esos son los partidos pequeños representados en el Congreso que parecen capitalizar las debilidades estructurales de azules y tricolores que tienen que trabajar horas extras para conseguir los votos que les hacen falta para sacar adelante mayorías o consolidar minorías opositoras.

 

*Lea el domingo PRI 2013 y el  relevo que jamás llegó. 

@miguelZacarias

 

Califica este artículo
0

Más de Vida Pública

  • disqus
  • facebook