Vida Pública

facebook facebook twiter youtube alexa
Hemeroteca - Periodico Correo
Clima-Gto     Guanajuato
 Soleado  /  17° C
Clima-Leon     León
  Soleado  / 24° C  
Clima-Celaya     Celaya
  Soleado /  19° C
Clima-irapuato     Irapuato
  Soleado  /  24° C
Clima-Salamanca     Salamanca
  Soleado  /  24° C
Clima-SMASan Miguel de Allende
  Soleado  /  24° C
Inicio | Vida Pública |

México, sin una política para migrantes: Ross

El investigador establece en un estudio que es obvio el desinterés del gobierno por los mexicanos en EU

El autor expone que las promesas de Peña a migrantes en su campaña presidencial, no están incluidas en el Plan Nacional de Desarrollo. Foto: Especial

Tamaño de letra: Decrease font Enlarge font
/

 

GUANAJUATO, Guanajuato.- Además de que no existe en México una verdadera política migratoria de Estado, la que despliega Enrique Peña Nieto al frente de las instituciones del país es inconsistente, según expone Raúl Ross Pineda en un “Balance y perspectivas de la política migratoria del gobierno de EPN”. 

Raúl Ross Pineda radica en Chicago, es miembro de la Coalición por los Derechos Político de los Mexicanos en el Extranjero y  autor de varios trabajos en ese campo.

Se trata de un estudio de 37 páginas que el especialista en el tema concibe como “notas para una discusión entre los mexicanos en Estados Unidos”.

“Resulta obvia la inconsistencia que hay entre la inacción del gobierno mexicano ante la reforma migratoria en Estados Unidos y las políticas, acuerdos y convenios sobre migración con Estados Unidos, Canadá, Centroamérica y el Caribe que se prometen” por parte del gobierno federal en turno.

Ross concluye lo anterior después de exponer que la reforma migratoria de EU, lo que más interesa a los mexicanos en aquel país, es un tema que ni siquiera se aborda en documentos oficiales como la Plataforma Electoral y el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018. 

Transcribe compromisos con migrantes plasmados en la Plataforma Electoral y en el PND, y se apoya en citas textuales para evidenciar que en el primer documento sólo se plantea que “es fundamental construir acuerdos y puentes entre las naciones involucradas en las diversas facetas del proceso migratorio, de tal forma que de manera conjunta construyamos condiciones favorables tanto para los gobiernos como para los migrantes y sus familias”. 

Además de asumir el compromiso de promover “una política de desarrollo y seguridad regional México-EU-Canadá que incorpore el tema de migración como un bien estratégico de la zona y un tema del interés común para la integración de agendas conjuntas de gobierno. De igual manera, lo haremos con las naciones de Centroamérica y el Caribe.”

Y que en el PND sólo se establece que harán “acuerdos y convenios de cooperación, a fin de actuar en coordinación con países expulsores de migrantes, como Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, y así brindar una atención integral al fenómeno migratorio.”

En su análisis, Ross hace ver además que a pesar de que en el Primer Informe de Gobierno de Peña, en septiembre del año pasado, se dedican 21 páginas al tema migratorio, su contenido está relacionado con informes administrativos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y del Instituto Nacional de Migración (INM), sobre “actividades a (las) que regularmente se han dedicado desde las administraciones anteriores”. 

Mientras que en el resumen ejecutivo se dedica un párrafo: “Las embajadas y consulados continúan brindando asistencia consular a nuestros connacionales en el exterior. En estos primeros 9 meses se trabajó para incrementar la calidad, calidez y la tecnología en los servicios de documentación y de protección consular. Con el objetivo de apoyar el mejoramiento de las condiciones de vida de la comunidad mexicana en el exterior, se dio especial énfasis a la orientación en temas de salud, educación e integración cívica”. 

Expone que algunas de las 13 promesas de EPN a migrantes durante su campaña presidencial, contenidas en la Plataforma Electoral, “no están reflejadas en el PND 2013-2018”, como el empadronamiento de mexicanos en el extranjero, el voto electrónico, la creación del Fondo de Desarrollo Económico y Seguridad Social y la ampliación de servicios consulares.

Recuerda que el PND sustenta las políticas públicas del gobierno y sostiene además que en ambos documentos las propuestas se formulan “en términos muy generales”, como la de una “amplia reforma” al INM o la de contar con “una auténtica política migratoria de Estado”, contenidas ambas en la Plataforma Electoral, además de que no se especifican compromisos para dar un seguimiento puntual a esos compromisos. 

Aclara que en el Informe de Gobierno se dedica un apartado a un Programa Especial de Migración 2014-2018, de carácter transversal y con él se buscará definir, por primera vez en la historia, una política migratoria de Estado con un enfoque de integralidad e inclusión, lo que también cuestiona.

Con argumentos de por medio, como el hecho de que se realizaron foros de consulta, pero organizados por la Unidad de Política Migratoria (UPM) de la Segob sin que se notara la participación del Instituto de Mexicanos en el Exterior (IME), de la SRE, además de que se cancelaron los que se prometieron en Estados Unidos. 

Por eso recomienda seguir de cerca la elaboración del PEM, Y porque vislumbra una “intención” de integrar dos áreas “que nunca antes se han mezclado: los asuntos relacionados con los migrantes extranjeros en México, tradicionalmente atendidos por el INM de la Segob; y los relacionados con los mexicanos en el extranjero, atendidos por el IME de la SRE”, ya que considera que “no fue mera casualidad la ausencia del IME en la organización de los foros”.

Sostiene que México “sigue adoleciendo de una política realmente de Estado que aproveche de una manera más productiva la presencia masiva de connacionales en EU”, y considera que son necesarias “nuevas leyes e instituciones” y el “desarrollo de una nueva forma de relacionarse, más democrática, vigorosa y nutritiva, con los mexicanos en ese país”.

Al final propone que no se desprecien espacios de participación que ofrece el gobierno, sin dejar de subrayar que eso no sustituye la necesidad de que los migrantes decidan su propia agenda y prioridades, mientras que en defensa del voto de mexicanos en el extranjero, sugiere movilizaciones que atraigan la atención de la clase política y de los medios de comunicación de ambos países.

Califica este artículo
2.00

Más de Vida Pública

  • disqus
  • facebook